Coaching transpersonal


Cursos de reiki, registros akáshicos, tarot y astrología kármica.

Cartas astrales, lecturas de tarot, lecturas de Registros Akáshicos, regresiones, maestra terapeuta reiki.


shandromeda@yahoo.es
Twitter: @Shandromeda27
Facebook: www.facebook.com/luzdeandromeda72

miércoles, 1 de septiembre de 2010

Defiéndete

No te engañes. Has venido aquí a cumplir una misión, pero no basta con tu buena voluntad. ¡No es suficiente!

La medida del amor es bien sencilla: dile a alguien que supuestamente te ame algo que no quiera oír, o que vaya en contra de sus propios intereses.., y entonces conocerás la medida real de su amor.

Sí, es realmente sencillo... No me voy a poner hoy a lanzar complicados discursos a los 4 vientos.

Llevo largo tiempo soportando sobre mis espaldas un peso desmesurado. Por eso me duele tanto la espalda. Es una carga de siglos, que me ha impedido avanzar hasta ahora en la dirección que yo misma había elegido desde el comienzo.

¿Acaso no te pasa a ti lo mismo?

Desengáñate. Nadie te ama más que tú mismo.

He cargado sobre mí, a sabiendas (y no tanto) el peso de mil vidas... Las mías, y las de los demás. Pero ya basta: se acabó este sufrimiento, esta tortura. No se puede vivir siempre enganchado a las mismas zarzas, que ya no dan fruto.

No hay por qué apegarse al dolor ajeno.., ni siquiera al tuyo propio.

Defiéndete: no habrá quién lo haga por ti. Los demás son compañeros de viaje, aliados, enemigos, recursos que el Todo nos pone en el camino para probarnos, para enseñarnos o para perdernos. No es nada personal, pero tú solo/a has de defenderte. Sólo tú estás capacitado/a para comprender, defender e interpretar tu Canción. Los demás ni tienen el derecho, ni les importa un ardite, en general, cómo está tu alma, o la realización última de tu Espíritu. Hay alianzas que pueden durar toda una vida, bien es verdad, incluso varias... Pero sólo tú tienes que defender tu existencia, tu realización, tu felicidad, tu honor, tu justicia y tu camino, aquí y ahora.

Verás cómo se aprovechan de las circustancias e intentan convencerte de lo perverso que eres... Otros, más justos, se apartarán a un lado y dejarán a tu libre albedrío, a tu elección, las consecuencias de tus actos.

Mídelos con cuidado.., porque ésos, los segundos, son los que únicamente merecen la pena.

Por sus hechos los conoceréis, más que por sus palabras. Las palabras pueden ser de hiel o de miel.., pero siempre se las lleva el viento.

Defiéndete con bravura, ya que nadie lo hará por ti. Pueden hacerte un favor, si acaso, o muchos favores, si eres realmente afortunado... Pero nadie puede vivir tu Canción. Te acusarán, te insultarán, te denigrarán, tratarán de enredarte para que te desvíes de tu trayectoria. Utilizarán todas las armas a su alcance: habrá lágrimas, habrá promesas, habrá manipulaciones oscuras, muy difíciles de revelar. Todo estará dispuesto para que tú sigas un camino que no te corresponde, que no te conviene. Ellos querrán apresar tu sagrada esencia, sin necesidad realmente porque nada, ni nadie, les otorgará la verdadera felicidad, que sólo se encuentra en el seno de la Justicia, del Amor y de la Mansedumbre.

Y lo peor de todo: tú también experimentarás la tentación y, en ocasiones, tratarás de hacer lo mismo con tu prójimo.

Reflexiona. Apártate del mundanal ruido. Pon tu corazón a la escucha. Pon tu alma a la escucha. No te dejes manipular por razonamientos, por promesas, por lágrimas, por insultos, por gritos.

Pon tu corazón a la escucha y defiéndete. Porque estás en tu derecho.

Estás en tu soberano, sagrado e inalienable derecho.

Tan sólo siéntate y escucha sus insultos, sus gritos...

Aunque sólo hallarás la verdad en el Silencio.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

MUY BUENO.
Personas con tu fortaleza y valentía faltan.

Me quedo con
"Los demás ni tienen el derecho, ni les importa un ardite, en general, cómo está tu alma, o la realización última de tu Espíritu. Hay alianzas que pueden durar toda una vida, bien es verdad, incluso varias... Pero sólo tú tienes que defender tu existencia, tu realización, tu felicidad, tu honor, tu justicia y tu camino, aquí y ahora"

¿Ha quién le importa tu evolución si no es a ti mismo? Sí.

Me ha gustado leerlo. De nuevo, gracias querida.

azuldelmar

Andrómeda72 dijo...

Me alegro que te guste, bonita.., a ver si quedamos que tenemos seguro muchas cosas de qué hablar ;-)

Anónimo dijo...

claro que sí !

azuldelmar