Coaching transpersonal


Cursos de reiki, registros akáshicos, tarot y astrología kármica.

Cartas astrales, lecturas de tarot, lecturas de Registros Akáshicos, regresiones, maestra terapeuta reiki.


shandromeda@yahoo.es
Twitter: @Shandromeda27
Facebook: www.facebook.com/luzdeandromeda72

viernes, 16 de julio de 2010

El llanto de las cabras

Dicen que las cabras no saben llorar.

... Pero es falso: hace algún tiempo ya, alguien me regaló un libro en el que se demostraba que estos animales también son capaces de derramar lágrimas, y que lloran como todo hijo de vecino ;-)

¿Os habéis preguntado alguna vez cómo son las lágrimas de Capricornio?

Yo, que gusto de perder mi tiempo habitualmente en estas disquisiciones absurdas, sí :-) XDDD

Os dejo, para meditar sobre ello, con este bellísimo (y muy desconocido) poema del juglar cubano Hilarión Cabrisas (el buen hombre iba ya predestinado a este post con ese apellido XDDD), ¡espero que os guste y que paséis un fin de semana excelente todas y todos!
--------------------------------------------------------------------------------------------------------
"¡Ésa...! La que en el alma llevo oculta;
la que no salta afuera ni se expande
en la pupila; la que a nadie insulta
en un alarde de dolor: la grande,

la infinita, la muda, la sombría,
la terca, la traidora, la doliente
lágrima de dolor, ¡lágrima mía!,
que está clavada en mí profundamente!

La que no da una tregua ni un consuelo
de dulce sollozar. La que me hiere,
y me punza, y me obsede, y pone un velo
turbio en mis ojos; la que nunca muere

ni nace a flor de rostro, la que nunca
refrena su latir; la que no intenta
asomarse a la faz y queda trunca,
y hace la pena interminable y lenta...

Agua de un manantial que va en la sombra
tortuosa de mi yo, tierra maldita
donde no nace planta, ni se nombra
ningún nombre de amor... ¡Esa infinita
lágrima de dolor, sorda y amarga,
que llega hasta mis ojos y no fluye
en catarata ardiente; la que embarga
mi ser, y en el silencio se diluye!

Gota que cristaliza y se hace piedra;
dolor que se concreta y se resume;
planta parásita como la hiedra
que trepa al corazón y lo consume.

Infinito dolor sin esperanza
de resolverse en líquido siquiera...
Invierno seco y duro, que no alcanza
a transformarse luego en primavera.

Nieve perpetua sin ningún deshielo.
Polo desierto que en la ardiente entraña
anhela el húmedo calor del cielo
que ni lo fertiliza ni lo baña.

Lágrima que no alivia la tortura
de los ojos, cansados de infinito;
lágrima que no cura la amargura;
que no es ni queja, ni expresión, ni grito.

Cántaros secos, áridos, mis ojos;
páramos sin frescura ni rocío;
febricitantes de escrutar los rojos
límites del espacio y del vacío.

¡Ésa... ! ¡La que no llega, ni ha llegado,
ni llegará a los ojos nunca...¡nunca¡
Mi lágrima tenaz que no ha mojado
el Sáhara estéril de mi vida trunca.

Ésa... no la verás, porque en la calma
de mis angustias, ¡se ha trocado en perla!
Para verla hace falta tener alma;
y tú, ¡no tienes alma para verla...!"


HILARIÓN CABRISAS

No hay comentarios: