Coaching transpersonal


Cursos de reiki, registros akáshicos, tarot y astrología kármica.

Cartas astrales, lecturas de tarot, lecturas de Registros Akáshicos, regresiones, maestra terapeuta reiki.


shandromeda@yahoo.es
Twitter: @Shandromeda27
Facebook: www.facebook.com/luzdeandromeda72

martes, 20 de julio de 2010

Arcano nº 2 del Tarot: la Sacerdotisa

"Ella es mi escarabajo sagrado

Ella es mi cripta de amatista


Ella es mi ciudadela lacustre

Ella es mi palomar de silencio

Ella es mi tapia de jazmines

Ella es mi langosta de oro

Ella es mi kiosko de música

Ella es mi lecho de malaquita

Ella es mi medusa dorada

Ella es mi caracol de seda

Ella es mi cuarto de ranúnculos

Ella es mi topacio amarillo

ella es mi Anadiómena marina

Ella es mi Ageronia atlantis

Ella es mi puerta de oricalco

Ella es mi palanquín de hojas

Ella es mi postre de ciruelas

Ella es mi pentagrama de sangre

Ella es mi oráculo de besos

Ella es mi estrella boreal
"

"Descripción de mi esposa" de Carlos Edmundo de Ory
-------------------------------------------------------------------------------------------------
Nos adentramos una vez más en las puertas del misterio para desvelar sólo algunas de las claves (sería imposible desvelarlas todas) de este Arcano del Tarot, el número 2.., la Sacerdotisa, la Suma Sacerdotisa o la Papisa, según distintos juegos de naipes. Pocos tarotistas tienen en cuenta que este Arcano se asocia con el Cosmos.

Tradicionalmente, la carta representa a una mujer que se encuentra en la antesala de un Templo. Suele ser una mujer madura, pero aún hermosa, sentada entre dos columnas, una blanca y otra negra, con las iniciales B y J.., respectivamente las "Boaz" y "Jakin" del Templo de Salomón. "Boaz" simboliza la Fuerza, y "Jakin", la Justicia. Que, según los esotéricos, conforman los dos principios, activo y pasivo, que conforman la Sabiduría.

La Sacerdotisa protege todos los secretos del mundo visible (la vida y el origen de todo) y el mundo invisible (la mente humana). Lleva sobre su cabeza una especia de tiara con la forma de las tres fases visibles de la Luna (creciente, llena y menguante), que son los tres aspectos de la divinidad femenina, a saber: la doncella, la madre y la anciana. Ésta tiara también simboliza la coronación de la Sabiduría como sabiduría-divina como el conocimiento receptivo, pasivo, fértil y reflexivo. Es decir: Sofía.

En su mano sostiene el pergamino de La Torá, la Ley Hebrea, y que a su vez, como pergamino o como libro, nos está simbolizando la revelación de los secretos ocultos. Su pie izquierdo está pisando una Luna creciente, recordándonos de nuevo el aspecto de lo divino-femenino (mujer y madre espiritual).

Cuando en una tirada de Tarot aparece este Arcano, nos revela una apertura hacia el interior de uno mismo para acceder a los conocimientos de nuestro cuerpo, nuestra mente y nuestra alma. La relación astrológica de este Arcano es la Luna, y su significado adivinatorio "maestra", "reserva", "discrección", "sabiduría", "silencio". Este naipe es el símbolo de la Sombra, de la parte inconsciente de nuestra naturaleza. Hay veces en que la figura aparece con una cruz solar sobre el pecho, emblema del equilibro perfecto entre las fuerzas positivas y negativas, masculinas y femeninas de su naturaleza.

Es curioso, pero el arquetipo femenino como tal está representado por dos Arcanos Mayores en el Tarot: la Suma Sacerdotisa y la Emperatriz. La Suma Sacerdotisa es lo desconocido, lo misterioso en el mundo inmaterial.., la Empe­ratriz representa el papel de la mujer en el mundo material, como crisol de la vida. El Santo Grial, pues.

Es el eterno femenino, denominado a veces lsis o Arte­misa. Corresponde a todas las divinidades vírgenes del mundo antiguo, incluyendo a Eva antes de su unión con Adán. Es la iluminación espiritual interior. La Papisa o suma sacerdotisa representa el lado virginal de la Diosa de las Tres Caras: se asocia a la Luna y a las tres fases del ciclo lunar. La luna nueva es la virgen joven, la luna llena es la madre en todo el esplendor y majestuosidad de su fecundidad. Al final del ciclo lunar es una mujer vieja llena de sabiduría, y que se asocia a la luna negra.

Su culto se repartió en toda Grecia y Asia menor, y fue también celebrado en Roma y en Menphis. Después de muertos, ofrecía la regeneración a sus discípulos: ella era conocida como la Diosa Mirionime (la de los diez mil nombres), ya que era portadora de otras numerosas divinidades. La Gran Sacerdotisa representa los misterios del incons­ciente y de la Voz Interior, y con frecuencia su aparición en una tirada es una señal de que nuestra propia intuición trata de enviarnos un men­saje.

En la tirada para un hombre puede representar en ocasiones los peores aspectos de su carácter (o bien los más ocultos y negados), o incluso evocar a una mujer autoritaria que se escapa de su control y dominio. Pero también puede representar para él a la mujer ideal, perfecta, a la que no podrá alcanzar porque ésta lo ha dejado o ha encontrado la felicidad en otra parte. O incluso puede indicar un referente en la vida del consultante que ponga de manifiesto aspectos tales como la fé, el conocimiento, la intuición y la fidelidad. En una mujer puede indicar la posibilidad de poseer ella misma esas virtudes, o representar una amiga o pariente. El Arcano es realmente muy complejo, y revela cierto grado de inmaterialidad, de mantenerse intocable, incólume, de materializar una parte de poder que nadie puede mancillar en el mundo.

En general, y en un caso práctico, la Suma Sacerdotisa puede representar la presencia de una mujer con experiencia, positiva, buena consejera... En muchas ocasiones representa a la madre, a la hermana mayor, a una profesora, a psicólogos o a una profesional de lo oculto: una vidente, una tarotista, etc. En líneas generales representa a una mujer que posee conocimiento por su experiencia y sensibilidad, así como a confidentes, personas que quieren amor sin sexo, mujeres solteras y personas intuitivas y sensibles.

En definitiva, este Arcano Mayor está asociado a la inteligencia y a los misterios ocultos. Está representando el máximo exponente de la percepción extrasensorial y de talentos como la clarividencia, la telepatía, la visualización creativa, la empatía, el conocimiento intuitivo o los poderes de curación. Estas habilidades provienen de la armonía cósmica. La percepción y la habilidad para escuchar su propia voz interior hacen de la Sacerdotisa un ser de luz, proyectando gran confianza y satisfacción. La Sacerdotisa es el símbolo del inconsciente y contiene los secretos del Reino: pretende llegar a lo oculto y desprenderse de la superficialidad. Es una carta que indica sabiduría, conocimiento, intuición resolutiva, memoria, inspiración y mucha riqueza de ideales, y se relaciona con lo femenino y con las leyes del universo.

¡Saludos!

No hay comentarios: