Coaching transpersonal


Cursos de reiki, registros akáshicos, tarot y astrología kármica.

Cartas astrales, lecturas de tarot, lecturas de Registros Akáshicos, regresiones, maestra terapeuta reiki.


shandromeda@yahoo.es
Twitter: @Shandromeda27
Facebook: www.facebook.com/luzdeandromeda72

miércoles, 2 de junio de 2010

Las semillas de mostaza

"A una mujer se le murió el marido. Era joven y sólo tenía un hijo. Quería hacer el "sati" (saltar en la pira funeraria con su marido), pero la existencia misma de su hijito se lo impidió. Tenía que vivir para aquel niño.

Pero poco después, el niño también murió. Esto era demasiado: estaba a punto de volverse loca y preguntaba a la gente: —¿Alguien conoce a algún médico que pueda devolver la vida a mi hijo? Yo vivía sólo para él, y ahora toda mi existencia se ha quedado en tinieblas. Como Buda iba a venir a la ciudad, le dijeron: —Lleva a tu hijo ante Buda. Dile que estabas viviendo únicamente para ese niño, que ahora ha muerto, y pídele: «Como eres una persona tan grande e iluminada, ¡devuélvelo a la vida! ¡Ten piedad de mí!»

La mujer fue ante Buda, puso el cuerpo muerto del niño a sus pies y le dijo: —Devuélvele la vida. Tú conoces todos los secretos de la existencia, has llegado al punto supremo del cual ya no hay retornor. ¿No puedes hacer un pequeño milagro para esta pobre mujer?

—Lo haré, pero con una condición —dijo Buda.

—Cumpliré cualquier condición que me pidas —respondió la mujer.

—La condición es que vayas a la ciudad y me traigas unas semillas de mostaza de una casa en la que no haya muerto nadie.

La mujer no podía entender su estrategia. Fue a una casa y le dijeron: —¿Unas cuantas semillas de mostaza? Podemos llevar carros llenos de semillas de mostaza para que Buda devuelva la vida a tu hijo. Pero hemos visto tantas muertes en nuestra familia...

Era un pueblo pequeño, y ella fue a cada casa. Todos estaban dispuestos: «¿Cuántas semillas quieres?» Pero la condición era imposible de cumplir, porque todos habían visto muchas muertes en sus familias.

Aquella misma noche, la mujer entendió que cuando uno nace está destinado a morir, por tanto, ¿qué sentido tenía devolver la vida al niño? Volvería a morir. Más vale que busque lo eterno, se dijo la mujer: aquello que nunca ha nacido y que nunca morirá. Volvió de su encargo con las manos vacías.

Buda le preguntó: —¿Dónde están las semillas de mostaza? Ella se rió. Por la mañana había venido llorando; ahora se reía y dijo: —¡Ha sido un truco! Cualquiera que nazca está destinado a morir. No hay ni una sola familia en el mundo en la que no haya muerto nadie. Ya no quiero que devuelvas la vida a mi hijo, ¿para qué? Olvídate del niño e iníciame en el arte de la meditación para que pueda ir al Otro Lado, al espacio de la Inmortalidad, donde no se conocen el nacimiento y la muerte".


Dedicado hoy, especialmente y con mucho amor, a Sabina.
-----------------------------------------------------------------------------------------------------
"No te sientas mal por ese negocio que no has podido llevar a cabo. No era para ti, y de haberse hecho, no te hubiera causado más que complicaciones".

Es la primera vez, amigos/as, que estoy de acuerdo con uno de los horóscopos que diariamente se publican en el periódico :-)

Esta noche tuve un sueño extraño. Me veía a la orilla del mar, mojándome los pies, y esa sensación me producía un placer y una plenitud reconfortante y magnífica, que ni siquiera sé expresar con palabras. De repente, una voz de mujer en mi oído me dijo "Se te van a dar múltiples regalos ahora, en este momento". Y, al retirarse las aguas, encontré la arena cuajada de maravillosas conchas de colores increíbles, formas alucinantes que no había visto nunca, llenas de nácar intenso en sus corazones. Recogí todas las que quise, a brazadas, hasta que no pude coger más. La abundancia de estos regalos del mar era infinita para mí.

De repente, pensé "Bien podría el mar haberme traído alguna perla, que son bonitas y además, muy valiosas". Pero por más que rebusqué y rebusqué, no encontré ni una sola depositada entre la arena y las algas. Sólo aquellas caracolas increíblemente hermosas, donde se escuchaba constantemente el susurro del océano. Volví a sentirme como una niña pequeña: completamente renovada.

Entonces alcé la vista y vi al propio Neptuno, como un hombre de larguísima barba blanca que parecía hecha de espuma, ojos glaucos, y la típica corona dorada de rey sobre su cabeza de luengos cabellos. Me miró y haciendo un ademán con la mano, me señaló una mesa grande, vestida con manteles níveos, que reposaba sobre el mar. ¡Me estaba invitando a cenar! Complacida, me senté a su mesa, pero cuando esperaba darme un festín, él me sacó multitud de máscaras de color blanco, que parecían venecianas. Pretendía que me las pusiera.

Lo intenté, pero me sentí incapaz. Cuando trataba de pegármelas contra la cara, una fuerza extraña, invisible y poderosa, las repelía. Además, un enorme rechazo se generaba en mi ánimo; diríase que estaba intentando ponerme esas máscaras por complacer al dios Neptuno, pero en contra de mi voluntad. Al final, hastiada e incapaz de colocarme ninguna de aquellas máscaras blancas, me crucé de brazos y, entristecida, miré a Neptuno.

Él no habló, sino la misma voz de mujer de antes, en mi oído, como si fuera el susurro de una ola: "No estés triste por no haberte podido calzar ninguna de las máscaras... Tampoco culpes a Neptuno por haberte propuesto ponértelas. Él sólamente tiene un objetivo: que distingas la realidad de la ilusión".

Entonces comprendí. Y me quedé bien tranquila.
-----------------------------------------------------------------------------------------------------
Si solo por un instante fuéramos capaces de alcanzar la iluminación.., si solo por un instante comprendiéramos el significado real de la existencia, nunca volveríamos a tener miedo.

Ayer Anita Rematxa me pasó el siguiente enlace, en el que ella se ponía tan contenta porque, por primera vez, Sanidad reconoce en España, en Cartagena, al primer terapeuta de vidas pasadas.

Bueno.., agradeciendo a Ana su aportación (mil besitos siempre, nena), y no sé si Dios mediante vía Saturno o Neptuno, quiero apuntar algo. Me parece una buena noticia, con cierta salvedad. Desde hace mucho, mucho tiempo, Los que Están en la Sombra intentan prohibir o, en todo caso, "controlar" la práctica de la terapia regresiva, permitiéndola sólo en el caso de que el que la practique sea un "profesional", esto es: un médico, un psiquiatra, o un psicólogo.

Sus motivos son obvios, y no tan obvios. Se trata de una cuestión de competencias (una vez más); de una cuestión monetaria (una vez más).., pero también de un asunto relacionado con la manipulación y el control de la libertad intrínseca de los individuos. Son muchos los "profesionales" médicos, psicólogos y psiquiatras que han dicho que la utilización de la terapia regresiva produce adicción, el ingreso en sectas, o directamente, paranoia. Yo respondo a todo eso que penséis en lo que ocurriría en el mundo si, de repente, todas las personas se dieran cuenta de que EL PODER RESIDE EN ELLAS, y de que realmente no precisam de ningún cura, sacerdote, intermediario divino de la categoría que fuere, chamán, psicólogo, psiquiatra o médico, para encargarse de su propio destino y de sus asuntos con la Divinidad, sea ésta cual fuera o adoptase ésta la forma que adopte.

Y eso que no tengo nada en contra de los diferentes colectivos anteriormente citados, no... Todo lo contrario: en muchas ocasiones, ellos tienen y han tenido una función clara, precisa, correcta y concreta en el devenir de las Eras... Nuestra misión, sin embargo (mi misión ahora) es otra.

Como le dije ayer a mi hermano, yo no hipnotizo gente. Nunca lo he hecho ni lo haré, que quede bien claro. La gente se hipnotiza sola, si ella quiere. Y si no, no hay nada que hacer. Yo sólo "acompaño" gente, como mucho, en su camino por el mundo maravilloso y sutil del inconsciente, colectivo o no. Se viene haciendo desde hace siglos, y todo el mundo debería saber, ya, en este momento, ahora, lo libre que es: lo libres y soberanos que somos, que siempre hemos sido, y cuánto se nos ha mentido para mantener el control sobre nuestras mentes, almas y corazones durante siglos.., cuando en realidad no había necesidad alguna de hacerlo.

Pero sí: era necesario, sí. Para Aprender. Aunque fuera a lo bestia y por medio de atravesar la ordalía espantosa de la hoguera o de la tortura. ¿No condenaron a Prisciliano, entre otras cosas, por ser astrólogo?

Señores de Este Mundo: vosotros a lo vuestro y yo, a lo mío... El que quiera entender, que entienda.
Hace siglos, milenios que cada uno ya ha elegido su bando.
-----------------------------------------------------------------------------------------------------
Nada que no nos pertenezca se mantendrá jamás a nuestro lado... No hay que dolerse ni tirarse por los suelos, mesándonos los cabellos, porque algo que pensábamos que era bueno para nosotros no nos ha resultado bien. Lo mismo pasa con la muerte, a pesar de que comprendo, comparto y experimento (una y mil veces en esta vida, con Saturno en la Casa 8) el dolor de irme yo misma, o de dejar ir a los demás por mi bien y por su bien.

Pero hay una diferencia con respecto a antes: ahora lo acepto, y ya no le tengo miedo a ese toro negro de cuernos blancos como la cunita de la Luna que algunos llaman Muerte.

Me permito, para despedirme hoy (me tomo unos días de asueto) copiar este texto de Sánchez Dragó, extraído de su estupendo libro "Guía Mágica del Camino de Santiago" (que, por supuesto, os recomiendo a todos), y que me parece muy útil tanto para iniciados, como para profanos :-):

"Nacemos todos en un mundo denso y, por ello, muy diferente de aquel otro, sutil, del que procedemos, y en ese mismo instante (...) nos arrojan a un dédalo de infinitas curvas y recurvas para que las recorramos a pecho descubierto, a la interperie, a corazón desnudo, dándonos una y otra vez de calabazadas contra sus esquinas, contra sus paredes, contra sus mojones. Esa prueba es la que, cuando salimos airosos de ella, pero sólo entonces (...), nos granjea el acceso al Paraíso, esto es, al estado de conciencia alterada (ése es el torpe calificativo que le aplican quienes todavía no le conocen), en el que se abren de par en par las puertas de la verdadera percepción, surge el Yo profundo, se manifiesta el Espíritu, enmudece la vida sensorial, terminan los trampantojos que la mente, incesante, nos propone, y se ilumina, por fin, el sentido de la existencia".

Más claro, el agua. Ni quito ni pongo. Gracias, maestro Dragó (me pregunto si su apellido es casual) por ser, también, un Custodio y trabajar duro para recuperar nuestra Memoria.

He tardado más de un año en entender el verdadero significado del Disco de Festos. Qué barbaridad: lenta que soy :-)

¿Cuándo me alcanzarán los arqueólogos?

¡Saludos, herman@s! :-) Y no busquéis vuestras semillitas de mostaza más que en vuestros corazones.

5 comentarios:

Ana.Rematxa dijo...

Karuna ;)

Andrómeda72 dijo...

Holaaaaa, wapa: igual un día de estos te doy una sorpresa ;-)

Muaka!

Anónimo dijo...

Hola Fátima, lindo el blog, sos muy ocurrente y original. Hablas también mucho de la muerte...es que la tienes demasiado presente pensando en las cosas que llegan a su fin.
El secreto de la vida es "morir antes de morir" y descubrir que no hay muerte"...
El afuera es reflejo y condición de tu adentro...en la medida en que no te des cuenta de ésto siempre va haber gente allá afuera que te va a jugar sucio...o no, percibe y siente el afuera como parte tuya...

Ana.Rematxa dijo...

Qué bien... una sorpresa... me tienes en ascuas...

Andrómeda72 dijo...

Hola amiga: muchas gracias por los comentarios. Sí, hablo mucho de la muerte, porque además ya llevo dos lunaciones seguidas con la astrológica Casa 8, casa de la muerte y la resurrección. Y ahí estamos: limpiando, limpiando, limpiando :-)

¡Estupendo tu comentario! Muchos besotes!