Coaching transpersonal


Cursos de reiki, registros akáshicos, tarot y astrología kármica.

Cartas astrales, lecturas de tarot, lecturas de Registros Akáshicos, regresiones, maestra terapeuta reiki.


shandromeda@yahoo.es
Twitter: @Shandromeda27
Facebook: www.facebook.com/luzdeandromeda72

martes, 1 de junio de 2010

La envidia, el abuso, la verdad y el amor























Estaba yo reflexionando hondamente sobre varios y trascendentales sucesos que habían tomado parte en mi vida durante el último año... Terminado ya (por fin) el mes de mayo, puedo hacer balance (por fin) de múltiples cosas que he visto y he vivido en este arduo, apasionante pero también peligroso tiempo.

Hace justo un año que empezó a manifestarse con fuerza cierta extraña tendencia que me enfrentaba, sin comerlo ni beberlo, con mujeres unos 10 años mayores que yo, a las que, curiosamente, yo había considerado anteriormente aliadas y amigas.

El último caso, que ha ocurrido hace prácticamente apenas un mes, ya ha sido la gota que ha colmado mi vaso.

No comprendía a santo de qué venían a mi vida todas estas cosas. ¡Me ha costado un huevo entenderlo!

El mensaje era algo así como lo siguiente: "no entregues jamás tu confianza a tus competidores".

Nunca en la vida he sido una persona envidiosa; jamás he entendido que entre los amigos existiera la competencia. En ningún caso me ha importado la edad, el conocimiento o el saber, la raza, la religión, la estética, el sistema de creencias o la capacidad intelectual de aquellos en quienes depositaba mi confianza...

Jamás, hasta hoy. Y por la mera razón de que ellos y ellas sí lo han tomado muy en cuenta. ¡Y mucho!

He descubierto en el último año cosas, para mí, asombrosas... Quizá he sido un poco inocente, por no decir un poco tonta. No se me habría ocurrido nunca que nadie quisiera medrar a mi sombra. Ni que en el fondo, sus adulaciones y almibaradas maneras pudieran ocultar los terribles demonios de una franca envidia cochina. No me percaté en que no debo depositar mi confianza en cualquier persona (ni siquiera en la gran mayoría de ellas). ¿Qué porcentaje de gente a mi alrededor es absolutamente de fiar? ¿Un 2.., un 1%?

No he tenido, así, y Dios sabe que es verdad lo que digo, en cuenta que a la mayoría de la gente le importo un pimiento (y ésos son los menos peligrosos, sin duda). Porque los más peligrosos son otros: los que sí que me quieren para beber de mis fuentes; para apresar un ápice de lo que de luminoso hay en mí; aquellos que han hecho votos para desviarme de mi camino. Los que se divierten con mis "rarezas" o se aprovechan de mis "debilidades".

Ésos son los verdaderamente peligrosos, y no los pasotas.

Los lobos disfrazados con piel de cordero, que decían las monjas de mi escuela... Siempre me cabreó un huevo eso de los lobos, y me rebelaba (rebelde he sido siempre) contra esa advertencia, que me parecía absurda, maniquea y destinada a enclaustrar y encajonar, a dominar mi poderosa vitalidad de adolescente de puro fuego entre las cuatro paredes del miedo o de la vergüenza.

Ummmm: pero no estoy tan segura, ahora, de que las monjas estuvieran TAN equivocadas.

No es tan fácil dar con la verdad, sobre todo dependiendo de lo astuto/a que sea el o la que uno tenga enfrente... Y hay mucha gente REALMENTE astuta. Cuidado con eso, porque no todos son lo que parecen. Si estás advertido, podrás evitar caer en las manos del abuso hacia tu persona. No todo lo que se disfraza de amistad o de amor lo es realmente. Las palabras no son importantes: por los hechos los conoceréis, más bien, que diría el otro...

Por ejemplo: hay gente que disfraza muy bien su envidia, y la reviste de amabilidad, de cuidado, de amistad, incluso de amor. Pero, a poco que se rasque, si uno está advertido, enseguida aparece la funesta envidia, azote de multitudes, y todo se va al buen carajo. Bajo las reglas de la envidia mucha gente se te puede acercar, a ver qué saca. Algunos ya son flagrantes en sus procedimientos.

Un breve ejemplo: ayer una persona muy cercana a mí, a quién por supuesto no voy a nombrar, me comenta que si conozco a alguien que se dedique a la hipnosis... Le digo que sí, que yo llevo practicándola dos años. Entonces se queda flipada, paralizada. Luego hace ademán de justificarse, me empieza a marear la perdiz, a contarme milongas sobre la acupuntura y otras prácticas "que son estupideces". Luego se retracta, dándose cuenta de con quién está hablando. Por fin, se marcha, diciendo que ya me dirá algo. En fin: todo esto no son más que fuegos de artificio para ver si se saca algo gratis.

Pero servidora no trabaja gratis para nadie. Ya no. Entre otras cosas, porque lo que se hace gratis no se valora.

He perdido muchas relaciones en el transcurso del último año, y más que voy a perder... Pero ahora me alegro, no como antes. Me alegro porque he llegado a comprender el bendito mecanismo por el cual todo lo que realmente no me pertenece se me va de la vida, prácticamente sin hacer ningún esfuerzo por mi parte y evitándome cuantiosos daños y múltiples peligros.

Y al revés. Mi fe he notado que siempre atrae poderosamente todo aquello que necesito para mi vida. Lo siento por los que no tengan fe. De veras: lo siento mucho por ellos, porque es la clave de todo, la única clave realmente válida. La fe en que el Amor realmente puede mover (y mueve) montañas.

Todo lo que me ha pasado.., todos estos rollos raros y medio engañosos con las mujeres y con algunos hombres tienen una enorme, estrecha vinculación con el estado de mi Luna y del monstruito que se agazapa tras de su sombra. Para aviso de navegantes diré algo: quien realmente te estima no te condiciona. Quien realmente te ama, no te envidia. Quién realmente es tu amigo, jamás abusa de ti. ¡Ni siquiera lo piensa, ni se le ocurre! Y ésa es la única, cierta y flagrante verdad. Cuidado con las palabras: son armas arrojadizas. Aunque estén cubiertas de miel o de lágrimas.., miel o lágrimas que a la menor de cambio pueden convertirse, brutalmente, en insultos y amenazas. Acechad las reacciones de los que os acechan a vosotros: es completamente lícito :-)

Fuegos de artificio, trampantojos, engañifas de tontos del pueblo y de viejas... Pirámide invertida de vaguerías del alma, comodidad, afectación, egoísmo, burla, insolidaridad y mentira. No quieren vuestro propio y sagrado bien, no os dejéis engañar: en realidad tan sólo se preocupan por ellos mismos.

Dicen que rectificar a tiempo es de sabios, y eso me propongo; cuento con el conocimiento, una voluntad de hierro y la justicia del cielo de mi parte para llevarlo a cabo. Los amigos de verdad, los amores de verdad, no mienten. En fin: una mentirijilla o dos, es de seres humanos, está claro. Pero un ocultamiento a sabiendas, o consentido, es de miserables, y aún peor, hasta de cobardes e inútiles.

Hay muchas formas de mentira, tantas como granos de arena en una playa o estrellas en el firmamento...

Pero siempre, y al final, se pilla antes a un mentiroso que a un cojo.

Bueno: quizá las monjas tenían algo de razón (aún a mi pesar). Qué le vamos a hacer: mejor verguenza en cara que dolor de corazón :-)

¡Un saludo, amigos (?)!

P.D: ésta va por ti, Melenass, con mis saludos.., y no es coña ni retranca. Nunca sabe uno dónde se puede encontrar con un aliado, manda cojones XDDD ¡Donde menos se le espera!

14 comentarios:

Anónimo dijo...

Esto de las relaciones siempre es complicado….. cuando crees que lo tienes controlado…… zasssssssss, salta la liebre por algun lado………….
En otras fases esta uno por dar sin pensar………..
No te hagas mala sangre ………

toni

Andrómeda72 dijo...

Buenas Toniiiii :-)

No te preocupes: no me hago mala sangre. Al contrario, estoy tranquilita: bastante tranquilita. Cuando hubo que dar, se dio. A montones. Pero ahora es otra fase.

Es como todo en la vida: tiene sus ciclos, sus sube-baja. Y es cierto: cuando se da sin pensar, pues bienvenido sea. Pero todo tiene un límite.

La razón de ser de esta nueva fase es que tengo muchas nuevas cosas que hacer, y lo sé. Probablemente mis necesidades no concuerden con las de algunas otras personas, y sí concuerden con las de otras muchas. Qué le vamos a hacer: así es la vida.

No es derrotismo tampoco; es plena aceptación de los ciclos de la vida.

¡Un besote muyyyyyy grande! :-)

Anónimo dijo...

Tienes razon Andrómeda, no todos somos compatibles con todos , eso es evidente . Lo digo porque no se cae bien a todo el mundo, y no se sabe porque pero es así , vete a saber exactamente porqué... lo ignoro , yo también me cuestiono eso, y a veces es por sintonías de vivir diferentes o porque no te conocen del todo , etc... . Pero si te han traicionado , pues en el karma se les quedará, eso no falla , te lo aseguro . Un saludo

Ieiazel

Andrómeda72 dijo...

Ummmm: no, no, no me he dejado entender entonces.

No es que nadie me haya traicionado.

La única con capacidad para traicionarse, soy yo, conmigo misma ;-)

¡Saludos!

Anónimo dijo...

Enseñan mucho las relaciones, sí. Y si no queremos falsedad, no demos falsedad. Y sí se ve quien no te aprecia, esas cosas se notan. Pero quizá no queremos verlo para no dar el paso de dejar personas atrás, ni para aceptar que no les importamos y tampoco nos importan. ;)

Interesante artículo

Yoly

Anónimo dijo...

Querida Andro, también como vos estoy en la etapa de ver a mi alrededor, estoy aprendiendo mucho, la envidia es de los otros, no me engancho, las malas acciones son de ellos no mías, siento que aprendo muchisimo día a día.

Yo sigo siendo la misma, siento la vibra, sentí quien se acerca o acercó por alguna razón que no pude comprender, pero eso no es mio, valoro que lo que hice y lo hice de corazón.
Que el otro se haga cargo de sus actos. Me resulta dificil ponerlo en practica pero cuando lo logro soy muy feliz.

Si , puedo afirmar que se envidia mucho más la fortaleza interna que si tenés dinero,viajes o lo que sea.

Aprender a mirar el interior, tener autocrítica, revisarse, meditar y mirar con dolor nuestras propias sombras hace que quien no puede hacerlo se les hace dificil comunicarse con nosotros o personas que estamos en el camino del adentro, espiritual.

Me gustó mucho tu refelxión, porque estoy en lo mismo, revisando, revisandomé y criticarme de aquello que hice mal en engancharme en el otro.

Cariños
Marta sagitario

nuria Picola huguet dijo...

Hola guapa, la verdad es que tienes toda la razón, los únicos que nos traicionamos somos nosotros mismo.
Quien mas quien menos nos hemos sentido alguna vez o muchas en esta postura que relatas.
En fin cielo si al final hay que hacer limpieza se hace.
Besos

Mary Carmen dijo...

Hola Andromeda, hoy me identifico totalmente contigo al 100% por todo lo que me ha pasado hoy.

Me permito el lujo, y espero que no te sepa mal, de copiarte alguna frase que me va como anillo al dedo.

Un saludo de una envidiada!!!

Anónimo dijo...

Andrómeda72 me ha resultado casi un guante tu artículo, aunque en una escala menor, la ingenuidad de esta gente tan vivilla es que no se da cuenta que no trabaja para hoy sino que mal trabaja para mañana incrementando su futuro NS, lo que lamento es que no he podido hacer nada por ellos, no les entra método ó me falla la ciencia.
Slds.
Gloria

Andrómeda72 dijo...

Hola, bonita:

Tienes toda la razón, supongo que están para enseñarnos, son una transliteración de nuestro estado interno.

Interesante también tu comentario, sobre todo, lo último que has dicho de no querer verlo para no dar el paso.

Besotes!

Andrómeda72 dijo...

Buenos días, Marta: totalmente de acuerdo. Creo que estás pasando una etapa muy importante para ti, de valoración, de entrega "a ti misma", de desenganche y de puesta en marcha de nuevas opciones.

Todo lo que no nos pertenece se nos va de entre las manos como el agua ;-)

¡Besitos, y a seguir adelante con tenacidad, como el oso!

Andrómeda72 dijo...

Nuria, hermosa, ¡cómo me alegro de verte por aquí!

Habrá que hacer una purificación total de dentro y de fuera.., ¿sabes que por dos lunaciones me va a caer en la misma Casa, la 8? Por algo seráaaaa...

Como dice alguien que me quiere mucho, "no des a los demás el poder de herirte, no tiene sentido".


Un abrazo enorme, wapetona!!

Andrómeda72 dijo...

Gloria: muy buenos días.

Es cierto lo que dices en el mismo sentido que lo admite el mismísimo Sánchez Dragó, que de estas cosas sabe un huevo...

En fin: que todo crea karma. Y a saber el karma que quiere (o no sabe) cada uno crearse, en qué se determina al final.

Lo mejor creo yo es intentar hacer uno las cosas lo mejor que pueda, salvarse el "culitringus" también lo mejor que pueda, y de Madrid, al cielo :-)

¡Muchos besos!

Andrómeda72 dijo...

Para nada, Mª Carmen: copia lo que tengas que copiar, que para eso lo escribo; por si hace falta ;-)

Ay.., que me estoy viendo que esto es más habitual de lo que parece, ¿verdad?

Muaksss!