Coaching transpersonal


Cursos de reiki, registros akáshicos, tarot y astrología kármica.

Cartas astrales, lecturas de tarot, lecturas de Registros Akáshicos, regresiones, maestra terapeuta reiki.


shandromeda@yahoo.es
Twitter: @Shandromeda27
Facebook: www.facebook.com/luzdeandromeda72

lunes, 25 de enero de 2010

Consideraciones sobre el Parte de la Fortuna

El otro día, como sabéis, posteé algo sobre astrología tradicional y la importancia del Parte de la Fortuna en la carta astral... A esos comentarios recibí este mail de mi amigo y colega astrólogo, Ricardo Royle, en el que desarrolla unas puntualizaciones que, por su interés y con su permiso, quiero postear hoy aquí.

¡Saludotes!
---------------------------------------
"Con respecto al tema del Punto de la Fortuna, de un tiempo a esta parte lo he venido estudiando y cuestionando el uso que le dan. Es que me parece que se toma a este punto como una huida para afrontar el verdadero reto de la trascendencia, que combina todas las fuerzas de la Carta, en especial la conjunción de fuerzas del Sol, la Luna y el Ascendente, respectivamente guiados hacia el verdadero reto: apuntar a donde se encuentra Saturno, el signo, la casa y los aspectos que él mismo tiene en la carta natal.

Me hablaste de que, en mi caso, la "fortuna" está en enfrentarme a mí mismo... Creo firmemente, además, que eso es reto de cada ser humano que quiere alcanzar la plenitud de su propia y bendita existencia. Donde esté Saturno están las pruebas, los aparentes bloqueos, las limitaciones y el dolor que muchísimos de nosotros tratamos de negar y apartar. Por eso, vengo a decir que debe tomarse con pinzas la existencia de un punto que venga a expresar: "mira, ahí tienes la felicidad: debes enfocar todas tus fuerzas en él".., así nada más.

Porque tenemos la costumbre de "pintarnos pajaritos" y crearnos una burbuja que nos separe al maravilloso campo de las hadas y sus luces multicolores... Pero craso error, temible problema el que eso ocasiona... Porque se evita la confrontación, se hacen a un lado los retos que cada ser humano tiene en su vida (retos que nos aprietan los cojones sí; pero si queremos que ese apretón de huevos termine, no vamos a disociarnos del dolor así por así, no vamos a escondernos de la presencia del llamado "gran maléfico", Saturno).

La trascendencia y el alcance de la plenitud viene, primero, por conseguir expresar los tres puntos clave de la carta (Sol, Luna, Ascendente).., y luego enfocarlo hacia el trabajo que determina el poco querido viejo, el mal entendido Dios del Tiempo. Me expondré yo mismito en este caso, para un ejemplo. Según muchos tratados astrológicos, incluido el libro de Liz Greene sobre el viejito diábolo, trabajando a profundidad el significado de Saturno en Virgo se logra integrar el conocimiento del cuerpo y la mente; esto otorga al nativo la capacidad de la psicología, de la inteligencia práctica, y se le presenta como un sanador. Pero antes de ello, debe aprender del dolor que ha causado a lo largo de la vida, darse vuelta y mirarle, sin darle la espalda una vez más.

Claro: esta actitud lo primero que hace es recordarme la herida profunda que significó lo que pasé durante mucho tiempo de mi vida, que hasta ahora lo voy trabajando... El poco valor que tenía hacia mi propia integridad, la temible timidez y las pocas ganas de expresión, sintetizando en gran medida lo que me ha pasado, y que ha causado el temor a mi propia expresión, a mis sentimientos y a mi capacidad mental. Primero, para ir a trabajar en ese área, había que reencontrarse con las esencias fundamentales de las tres expresiones del Ser: Sol, Luna y Asc. Los apoyos vienen de los demás planetas, los cuales también tenían que expresarse y hablar con los "jefes". Se va logrando el significado de los arquetipos, poco a poco. Hasta que uno siente que es momento de ir hacia el "maléfico mayor".

Aquí viene la primera prueba, porque Saturno va a sacudir lo que tú crees que es tu propia seguridad. Y lo hace justo donde se encuentra natalmente en la carta. Si puedes conseguir mantenerte a pie y seguro, habrás conseguido saber que las raíces de la manifestación de tu conciencia estaban sólidas. Luego viene a probarte en tus dolores más profundos, te viene a recordar lo que aparentemente olvidaste por "conveniencia", por apartarte de tus responsabilidades. Es obvio que vas a tener una resistencia; puedes retroceder, es una respuesta normal, porque tratas de ponerte a salvo de las dolencias, más aún si éstas no han sido curadas.

Tales procesos, si son superados (por el hecho de saber que quieres vivir y que necesitas expresión plena y real), permitirán que uno se vaya volviendo un maestro, cuando las esencias fundamentales representadas primero por la tríada Sol, Luna y Asc trabajen de la mano con Saturno, abriéndose paso y dejando sus enseñanzas. Es el lugar donde se alcanzará la primera maestría del individuo, haciendo de éste un lugar de gran fortuna, por el hecho simple de haber ido curando y siguiendo en el aprendizaje del viejo.

Más sabe el "diablo" por viejo que por "diablo".,, Por eso, tú tienes realmente tantas cualidades con los temas de la Casa Ocho... Luego están, claro que sí, las llamadas "fortunas". Que son, en este orden, Júpiter, luego Venus y, en menor medida, la Luna. Esto tiene su explicación... Para empezar, Júpiter es el dador de la fe del individuo, el aliento que le hace sentir ganas de vivir; es el que otorga la abundancia; siempre es generoso, sin importarle realmente si es necesario o no algunas veces ser precavido y tomar reserva... Venus es la forma en la que buscamos el placer, lo que nos hace sentir a gusto, cómo desea el individuo que se le manifieste el amor, sin importar nuevamente que, a veces, hay que ser prudente. La Luna es nuestra seguridad emocional, dónde nos sentimos cómodos sin hacer esfuerzo; esto sin tomar en cuenta las exigencias de las responsabilidades que hay, simplemente por ser un ser viviente. Entonces, hay que tomar todo de manera seria, profunda y con todos los significados. Que sin Saturno, simplemente no tendríamos el ancla necesaria de la cordura y la solidez".

¡Besotes!

2 comentarios:

Luz dijo...

Me ha encantado la explicación acerca de la Parte de la Fortuna relacionándola con Sol-Luna-Asc. y Saturno... Yo tengo a este último en casa 1, me has aclarado muchas cosas, ahora entiendo algunas situaciones que he vivido.
Dices: "La trascendencia y el alcance de la plenitud viene, primero, por conseguir expresar los tres puntos clave de la carta (Sol, Luna, Ascendente)..," Creo que si alguno de estos tres puntos tiene contactos con Saturno las cosas se complican un poco más, pero los resultados del trabajo interior tiene mayor cimentación desde mi punto de vista. El trabajo, el esfuerzo y la disciplina nos llevan a resultados tangibles y duraderos.
"Pintarnos pajaritos" siempre me ha costado mucho trabajo y cuando logró dibujarlos aparece casi inmediatamente Saturno a ponerme los pies en la tierra.
También creo que la Fortuna está frente a nuestros propios ojos pero nos distraemos con otras cosas y estamos tan aturdidos con tanto bombardeo de intformación que nos perdemos de lo que ya existe... de lo que nos está esperando con los brazos abiertos!
Saludos

Andrómeda72 dijo...

Hola Luz, preciosa: muchas gracias por el comentario, tan sólo decir que no pertenece el texto, sino a mi compañero de andanzas y fatigas, también astrólogo, Ricardo Royle :-)

He visto las fotos en tu blog, impresionantes los Andes, yo también quise ir hace tiempo a la Riviera Maya, espero poder hacerlo algún día.

Saturno en el ASC es una posición curiosa, y siempre, siempre, una manifestación de gran fuerza interior, según mi experiencia.

Y sí, tienes razón: muchas veces no nos damos cuenta de los inmensos dones con que se nos ha beneficiado. ¡Eso es la Fortuna! Ayer, sin ir más lejos, tuvieron que volver a recordármelo.

Un beso! :-)