Coaching transpersonal


Cursos de reiki, registros akáshicos, tarot y astrología kármica.

Cartas astrales, lecturas de tarot, lecturas de Registros Akáshicos, regresiones, maestra terapeuta reiki.


shandromeda@yahoo.es
Twitter: @Shandromeda27
Facebook: www.facebook.com/luzdeandromeda72

viernes, 27 de febrero de 2009

Saga de Astrea 18-fanfic Caballeros del Zodíaco

El sexo, el dolor y el amor son experiencias límite del hombre. Y solamente aquel que conoce esas fronteras, conoce la vida”.
Paulo Coelho
---------------------------
- Odio a los mentirosos, ¿sabes? Me producen arcadas.

Jorge, o Kalathos, a saber, me miraba sombríamente… Yo estaba cabreada, cansada, y tenía hambre y frío. Quería irme a casa.

- Si te calmaras, yo…
- Estoy harta. Me voy.

Me encaminé, resuelta, hacia la salida de aquella especie de cripta siniestra... La humedad de las paredes, cubiertas cerca del mar por un musgo negruzco y asqueroso; el estruendo del océano en el exterior; la trémula luz que no sé si provenía de la luna, o de dónde; todo contribuía a que la atmósfera del recinto me resultara opresiva, intolerable, amenazadora. Eso, por no hablar de aquellas hileras de tumbas arcaicas, que daban miedo de veras. Aceleré el paso, pero de repente Jorge echó a correr y se me puso delante. Sentí un escalofrío cuando percibí su amenazadora presencia entre las sombras.

- Escucha Kelia: si hablara el griego que yo conozco, probablemente ni me entenderías.
- ¡Agh! Esto es el colmo.
Dicho y hecho. Él pronunció dos o tres frases cortas en un lenguaje rápido, sonoro, vibrante, que se parecía de hecho a mi idioma nativo… Pero tenía razón: sólo pude captar algunas palabras sueltas. Eso me detuvo unos segundos, pero estaba decidida a acabar con toda aquella mascarada incomprensible.

- Déjame pasar, por favor.
- Kelia…
- Apártate, Jorge, o como te llames. Ya no aguanto aquí ni un minuto más.

Avancé, pero él fue más rápido y me cogió por las muñecas. Sentí el frío intenso de sus manos en mi piel, y di un grito. Él no se inmutó, y me arrastró hacia dentro de nuevo. Empecé a debatirme instintivamente, como una loca, como si en mi interior hubiera despertado un terror atávico de siglos, el que todas las mujeres llevamos impreso desde siempre, la alarma definitiva que dispara toda la adrenalina hacia nuestro cerebro. El pánico se apoderó de mí. De repente, fue como si nada de todo aquello estuviera sucediendo, como si estuviera metida en una película de la que yo no era, no quería ser, la protagonista. Tiré con todas mis fuerzas hacia atrás, resistiéndome, y conseguí desestabilizarlo. Cuando él se volvió para afianzar su presa, conseguí arañarle con una mano, y luego le abofeteé con todo mi ímpetu. Jorge jadeó, pero no se movió apenas.

Me llevó prácticamente en volandas hacia el interior de aquel laberíntico lugar. No gritaba, porque estaba agotada, aturdida, y en realidad, porque no encontraba la energía suficiente como para hacerlo. Todo sucedió muy rápido, como en una pesadilla. Él jadeaba también por el esfuerzo. Me arrojé al suelo, en un intento desesperado por no ir hacia donde quería llevarme. Pero no me sirvió. Me agarró de los cabellos y tiró hasta que di gritos de dolor y de puro miedo. Sé que me enganchó de la nuca en algún momento. Tenía las manos como garras, frías y fuertes. Yo daba golpes, pero sin precisión, sin potencia, sin saber dónde apuntar o dónde herir. Me empujó de tal forma que caí al suelo, golpeándome el hombro contra la pared rocosa, en el recodo más oscuro e interior de aquella extraña cavidad. Me agazapé allí, como un animal herido, absolutamente incapaz de defenderme, temblando violentamente. Tiritaba. No veía apenas. Sentía un dolor indefinido por todo el cuerpo, y no sabía si sangraba.

De repente, sólo la oscuridad… Y el silencio.

Y una imagen en mi cabeza: un rayo dorado en mis manos. Fugaz, fugaz.

Ese silencio… El dolor. Latigazos de dolor latiendo en mi cabeza.

Un rayo dorado en mi memoria…

- ¿Quién te has creído que soy? No estamos jugando.

No le veía, pero escuchaba su voz, que sonaba más plana y metálica. Me pareció una voz distinta. Intentaba pensar rápidamente, pero mi cerebro se negaba a obedecerme.

- Necesito que colabores. Y lo conseguiré, por las buenas o por las malas. Tú eliges.

Me arrastré lentamente hacia un lado, intentando no perder de vista la salida, que se vislumbraba a varios metros, a mi derecha. No quería ponerme de pie. No percibía nada, únicamente tronaba en mis oídos el sonido de mi respiración agitada. Avancé lentamente, temblando como una hoja al viento. A cuatro patas, con las pupilas siempre puestas en la luminosidad exterior. Todo estaba tranquilo. ¿Pero dónde estaba? Me acuclillé, dispuesta a huir. La adrenalina, de repente, me hizo levantarme, las piernas me temblaban, pero eché a correr con todas mis fuerzas. Quizá me iba en ello la vida. Corrí y tardé mil años, siglos, en intentar alcanzar el boquete del que sabía que dependía mi escapatoria. Y de repente, de bruces, me di contra él. Un golpe brusco y terrible que me hizo gritar de nuevo, desesperada.

- ¿A dónde te crees que vas?

Aquel individuo me apresó los brazos, me dobló uno de ellos a la espalda... Intenté golpearle, dando patadas donde sabía que más podía dolerle, pero me alzó hacia arriba y no sé, realmente, si di en el blanco o no. Era como el abrazo mortal de una fiera: imposible deshacerlo. Llegó un momento en que ya no pude luchar más. Lentamente me rendí, noté cómo las lágrimas me corrían por las mejillas... Sé que gemía o que suplicaba algo, pero no puedo recordarlo. Sentí un pavor imposible de describir, me encontré precipitándome en el vacío más absoluto, la nada del horror a la muerte. Lloraba como una histérica. Hasta que un segundo, o mucho tiempo después, no sé, percibí algo diferente. Algo incomprensible. Él estaba acariciándome el pelo. Me sostenía como si yo fuera a deshacerme, firmemente, impidiendo que me cayera al suelo.

Lo que ocurrió después tardé mucho tiempo en poder comprenderlo… Algunos no lo comprenden nunca, y se van de esta vida condenados a repetirla una y mil veces, a través de las oscuras ruedas, de los insondables laberintos donde la memoria de lo vivido en múltiples encarnaciones se pierde… Sencillamente, me encontré sintiendo una lanzada desconocida en las entrañas, el empuje brutal e irresistible de una fuerza que verdaderamente puede gobernarnos a su antojo. Jadeaba de nuevo, sí, pero esta vez no de miedo, ni de dolor. Mi mente se extravió completamente. Sentí aquellas manos frías sobre mi cuerpo, me estremecí como si las células de todo mi ser estuvieran hechas de pura electricidad. Mis propias manos, que en virtud de no sé qué tregua estaban libres, adquirieron vida propia. Y se fueron, ansiosas, a explorar todos y cada uno de los recovecos de aquel cuerpo, que no lograba diferenciar del mío propio, porque parecían absolutamente la misma cosa.

Mi deseo me hizo abandonarme, pero no lo suficiente como para no responder a las caricias más audaces… Su boca se enganchó a la mía, como si un imán infalible hubiera diseñado nuestras lenguas para que desde el principio de los tiempos se encontrasen. Sus brazos, que me rodeaban, parecían serpientes; y sus dedos, y mis dedos, eran como sarmientos que crecían en todas direcciones, aventureros. El ansia me hacía gemir, y aquel dolor dulce, y aquel placer, eran tan intensos, que automáticamente sentí como todo mi seno se humedecía, con plenitud, con el néctar recóndito que promete la eternidad y la misma muerte de todos los sentidos. Él me devoraba con un fuego oscuro, negro como la noche que sin duda nos cubría. Mordió mi cuello con una fuerza brutal, y eso me arrancó tal éxtasis, que juro que jamás sentí, ni he sentido después, nada parecido.

Caímos al suelo. La frialdad de sus dedos sobre mi pecho, y su lengua, que parecía abarcar todos los confines del Universo y que no dejaba parte de mí sin lamer, sin estremecer, sin conocer… Me abrí de piernas porque no podía hacer otra cosa. La urgencia me llevaba en volandas, me arrastraba hacia él, que se encaramó sobre mí como un terrible dios antiguo, con los ojos echando chispas a la poca luz de la caverna, con el cabello erizado, con los tendones y los músculos tensos como las cuerdas de un navío… Si estaba completamente desnuda, no lo sentía: mi piel ardía con las fiebres de todos los infiernos. Si hubiera estado vestida, tampoco lo hubiera notado. Pero de repente, le sentí: entró en mí como una lanzada. Su miembro, abriéndose paso, fue lo único de lo que tuve consciencia, lo único que existía. Constituía la única y cierta realidad palpable del universo. El dolor fue agudo, pero cedió rápidamente. Y dio paso a una marea, una oleada infinita de eso que llamamos placer, y que es tan difícil de describir con palabras, porque es lo único capaz de arrebatarnos definitivamente de nosotros mismos.

Cabalgamos, el uno sobre el otro, durante milenios… Los latidos de la sangre en mi cabeza ya no eran de dolor: eran como el rugido del mar, ese poder embravecido que temen los hombres porque es indomable y eterno. No sé cuánto duró aquello. Fue infinito. Y cuando terminó, durante un buen rato, aún permanecí con los ojos cerrados, trémula, más viva que nunca, capaz de percibir todos y cada uno de los sonidos de la cueva, su olor, su respiración... Creo que incluso veía mejor que antes. Los detalles eran más vívidos, más intensos. Jorge se apartó de mí, y entonces otra vez tuve conciencia de que realmente éramos dos seres diferentes... No podía moverme. No sentía más que una plenitud absoluta, un maravilloso estado de conciencia en el que creía poder abarcar todo cuanto existe, sin hacer nada. Nada.

Entonces escuché de nuevo esa voz, que me parecía completamente distinta.

- Tengo que hacer esto.

Y noté un dolor agudo, esta vez sí, en la muñeca izquierda... Con los ojos desorbitados lo miré, incrédula. Tenía el rostro contraído en un rictus de rabia y crueldad inmensas, y un afilado cuchillo en la mano... La sangre saltó, salpicando mi propio rostro. Jorge me golpeó sin piedad con el puño en la cara. Me desvanecí.

jueves, 26 de febrero de 2009

Alejandro Díaz-Quiroz: principios de astrología médica

Ayer tuve el placer de asistir a una conferencia en el Itiee (el Instituto de Terapias Integrales y Enseñanzas Energéticas), sobre los principios de la astrología médica. Algunos de mis compañeros ya conocían a Alejandro Díaz-Quiroz, por haberles impartido astrología en uno de los cursos básicos dentro de esta misma institución. Yo no le conocía personalmente (sí por referencias, en foros y demás).., y la verdad, me sorprendió gratamente su exposición, de una hora y media aproximadamente.

Lo primero que me llamó la atención de este mexicano muy vitalista y enérgico (que tiene algún año menos que yo), es la buena actitud que tiene con respecto a la enseñanza. Es un líder nato: se le nota, transpira liderazgo por todos los poros. Pero lo más interesante es que le gusta. Le gusta transmitir, dar a conocer lo que sabe, interactuar con los alumnos. Tiene muchísima paciencia, por otro lado. Me comentaron que tenía una Casa XII bien poblada.., fuertes posiciones en Leo (yo diría que también en Virgo) y en Cáncer.

Lo segundo que me llamó la atención es la enorme importancia que le da a la Luna en astrología (en principio, aplicándolo a la médica.., pero se trasluce que, en realidad, aplica este particular a toda su interpretación astrológica). Estoy acostumbrada a trabajar con la Luna habitualmente entre grupos de mujeres astrólogas.., pero, por experiencia, no es tan corriente que los caballeros se decanten mucho por trabajar interiormente con este planeta.

Entre las cosas más interesanes que Alejandro Díaz-Quiroz nos comentó, al respecto de la astro médica, me quedo con los siguientes apuntes:

- La afirmación de que, en Astrología Clásica, únicamente se asocian signos estelares con partes del cuerpo (nada de planetas ni otras historias).

- Su explicación de la correlación de Virgo (intestino.., como una especie de "cerebro" interno, ya que contiene células parecidas a las neuronas), con Aries (cerebro.., con las neuronas normales y corrientes que conocemos todos).

- La recomendación de no hacer cirugía intrusiva ni agresiva en aquellas partes del cuerpo regidas por el signo por el que transite la Luna en el momento de la intervención, por ser áreas del cuerpo especialmente sensibilizadas en esos momentos.

- Igualmente, cuando la Luna esté llena o nueva, evitar, en la medida de lo posible, las operaciones quirúrgicas, 12 horas antes y 12 horas después del plenilunio o novilunio.

- La tremenda importancia de las estrellas fijas (una vez más, dentro del ámbito de la astro clásica) en la detección, desarrollo o aparición de distintos trastornos.

- Y por último, citó una técnica importante, al parecer, y de la que yo no había (aún) oído hablar en mi vida: la Decombitura. Este término clásico significa literalmente "estar postrado debido a una enfermedad". Se trata de una especie de carta horaria de la persona que se acuesta o se levanta del lecho, debido a una enfermedad o a su recuperación. Siguiendo los pasos según las reglas horarias, el ASC representa a la persona enferma. Tengo que investigar muchísimo más sobre esta técnica, que el considera ya avanzada.

Alejandro Díaz Quiróz es licenciado en Administración de Empresas y Psicología Clínica, y posee un Master en Psicoterapia Jungiana, aunque su gran pasión desde pequeño es la Astrología. Veremos si el año que viene, como parece que quizá sea posible, resida en estos lares y se dedique a dar clases reducidas de astrología... Veremos dónde estoy yo entonces, dónde está el resto del mundo, y si las cosas pueden cuadrar porque, como docente, desde luego que es eficaz: mucho.

¡Saluditos!

miércoles, 25 de febrero de 2009

Voces en las ondas.., susurros en la oscuridad

Entro hoy con la etiqueta de "General", porque no sé bien en qué categoría incluir este comentario...

... Estoy que no puedo con Marte, amigos :-)...

Creí que ayer ya me le había quitado de encima, caminando por Madrid a buen paso. Qué va: no se ha cansado, el jodío planeta. Retorna con renovados bríos, jajaja. Ni siquiera estoy cansada, sino con una energía, física y mental, que va más allá de lo común.

He recibido una invitación a un blog muy curioso, ofrecida por acuario46 (gracias, gracias, hermosísima): el del Filóloco. El Filóloco es algo así como un personaje muy uraniano que no se calla ni debajo del agua. Anda a vueltas con la Wikipedia, tratando de demostrar que hay algo, alguien, detrás de ella, que no es trigo limpio. Bueno: como soy parecida a él, no voy a creerme todo lo que escribe. Pero sí que me creo muchas cosas de las que cuenta. Como por ejemplo, cuando narra la forma en la que suprimieron de la Wiki su artículo sobre la Conspiración Electrónica. Si os interesa el enlace, bajad el ratón hasta abajo: este hombre es tan prolijo en etiquetas, que uno tiene que descender casi hasta los infiernos para encontrar el contenido XDDD.

El Filóloco también tiene un blog curioso, que ha dado en denominar "El Blog de los Misterios". Os recomiendo que os paséis un rato por allí, con la mente más limpia que podáis, sin ideas preconcebidas (aunque cueste). A alguno que yo me sé, le va a encantar ;-). Digamos que soy consciente de que es muy confusa toda la información que estamos recibiendo... Digamos que sé que, incluso (o precisamente) en los círculos esotéricos, hay más de uno y más de dos "infiltrados".., y que mucha de la información que se difunde puede obedecer a intereses no del todo "castos, puros y espirituales". Con los ojos bien abiertos, amigos. El Filóloco es uno de los que pegan voces silenciosas desde la profunda oscuridad de la Arcadia.

... Especialmente, por la curiosidad que ha despertado en mí, os recomiendo esta entradita, que él titula "Conspiranoia al cubo".., a ver si algunos de los que me leéis, tenéis mejor memoria que yo ;-)

Asimismo, os recomiendo el artículo "El 666 y su identificación con Internet"... No os asustéis: es muchísimo más interesante el artículo de lo que el título parece revelar: hacedme caso. Debe ser que han calado en mí las advertencias de mi mamá, que insiste en que la WWW (World Wide Web) es cosa demoníaca (XDDDD); no, más bien creo que tiene que ver con una extraña idea que se me ha instalado en la mente desde hace unas semanas, y que consiste en la POSIBILIDAD DE COMUNICARNOS A LARGAS DISTANCIAS SIN NECESITAR INTERNET. Tranquilos: no me he fumado nada. Seguiré practicando mis historias conmigo misma, y cuando tenga alguna respuesta (si es que algún día lo consigo), no os preocupéis, que la difundiré públicamente, si me dejan (como en el caso de las regresiones). Es que soy mi propio conejillo de Indias ;-)
------------------------------------------------------------------------------------------------
Por otro lado, Isthar me ha enviado, hace dos días (no tuve tiempo, querida), este enlace que lleva a su blog. Y es que no todo puede ser lucha, no todo puede estar constantemente sumido en la guerra, en el dolor o en la maldad. Hay muchas personas, como Isthar, que luchan desde la sencillez, la poesía, la belleza y la inocencia. Preservar todo lo que hay de hermoso y digno en el mundo debería ser una tarea principal, primordial, una auténtica prioridad para cada uno de nosotros.

En su blog, Isthar habla sobre las bondades de las piedras.., esos amigos que tenemos en el mundo mineral (sí: así como suena, sigo sin haberme fumado nada, ni un cigarro siquiera, hoy).., y que en muchos casos, todavía no hemos "redescubierto".

¡Recibe tú también todo mi afecto, querida! :-)

------------------------------------------------------------------------------------------------
"Arcadia Libre" (a quien pertenece el logo que incluyo en la entrada) es un grupo con influencias de metal y hardcore, de procedencia mexicana, con temas muy interesantes para todos los que disfruten con este tipo de música. Aquí os incluyo este enlace al temita "Quinto Sol".., que me interesa por sus connotaciones evidentemente míticas. Ni os molestéis en escucharlo si sois de gustos más bien "suaves" XDDD. Marte una vez más...

"Arcadia Libre" es también el nombre de la emisión de radio que, en el anime "Arcadia de mi juventud", se lanza al aire desde las sombras del subconsciente colectivo, para recordar al mundo que hay que creer en el hombre, y que la voluntad de vida y de supervivencia, de crecimiento y de luz del ser humano es, sencillamente, irreductible.

Pues eso: aquí, retransmitiendo una vez más, otra de las voces de la oscuridad.., desde la Arcadia Libre...

martes, 24 de febrero de 2009

Un estudio astrológico para Laduda: comentarios

Hace ya algunos meses, publiqué en este foro un estudio astrológico que llevé a cabo (muy resumido) para una amiga, Laduda... Ahora me he encontrado con la grata sorpresa de un mail en mi buzón, en el que ella (que evidentemente ha hecho los "deberes" con algo más que aplicación por su parte), me deja sus comentarios al respecto :-)

En la foto, un antiguo astrólogo, estudiando, la verdad que con muy pocos instrumentos, la música de las esferas... Nosotros, hoy en día, tenemos mucha suerte. Estamos capacitados para aprender bien y deprisa. Hay cantidades ingentes de bibliografía; grandes profesionales dando cursos muy interesantes; multitud de foros donde encontrar gente con la que compartir los mismos intereses; y eficaces programas informáticos, que nos evitan el tener que hacer cálculos complejos, y que optimizan la velocidad con la que el astrólogo levanta las cartas.

Aún así, considero que aprender a levantar cartas astrales a mano es una asignatura pendiente que, por múltiples motivos, cualquier persona interesada en la astrología debería dominar (así como las más elementales técnicas de rectificación de la hora natal).

Dicho esto, suscribo los apuntes que me ha dejado Laduda, y que más me han gustado :-). Sobre todo, es que me he divertido muchísimo con sus comentarios:

"Lo siento si te aburro, querida mía, pero es el riesgo de hacer cartas a personas tan racionales y a las que les gusta tanto la palabra como yo. Impulsiva, vibrante y vital son rasgos que tenía y he ido perdiendo (¿Dónde? En mi matrimonio, para que vamos a andar con tonterías). Perspicaz podría serlo, pero me puede la inseguridad (y más en las relaciones personales). Asertiva…veo clarísimo cómo y cuándo se pisan mis derechos y cómo y cuándo defenderlos, pero no suelo hacerlo por temor a perder el control (más adelante hablas de que es mejor no cabrearse conmigo; siempre tengo ese temor; ya te lo aclaro más adelante, pero te aseguro que no pierdo el control nunca; desde muy pequeña he sabido, y no me preguntes por qué, que podía ser tremendo, vamos, de ir a saco, Paco). Lo de la fijeza y la rigidez por supuesto que merman la creatividad; van unidas al exceso de control que ejerzo sobre mí misma".

"Podría decir, con incomodidad por lo negativas que me parecen las palabras, que puedo tener algo de fanática, fija e inamovible, cuando aparto de mí a alguien que me falla. No hay quien me baje del burro. Soy como una talibán de los valores de lealtad, honestidad, verdad (en fin, como un paladín medieval o algo así; a veces me veo como desplazada en el tiempo)".

"Soy independiente en el sentido que aportas en el párrafo. Lo de defenderme, con el matiz que te dije del cuidado en la agresividad. Y más que centrada en mí, estoy cerrada por haber ido siempre con total confianza en las partidas y descubrir que, demasiadas veces, hay gente con cartas marcadas. Ya sé que hay gente maravillosa, y tengo amigas y amigos que no me los merezco, pero sé que estoy cerrada en mí y centrada en mí. (...) Llevo tantos años luchando cada vez por algo, que tampoco es extraño el estar así. A veces necesito estar “mucho hacia adentro” para lograr más fuerza, no sé cómo explicarlo. Fuera no veo nada".

"Sí; creo que aparento mucho más una Acuario. Problemas en una rodilla (desde justo antes de casarme, era una señal, seguro) y las uñas siempre de pena. Conflictos existenciales siempre he tenido y de una virulencia tremenda, muy intensos (eso no hace falta que lo controle porque lo vivo yo conmigo misma). Ahora hace tiempo que estoy tranquila en este sentido. El tema límite, con lo dicho hasta ahora, entenderás que muy marcados. Por ahora, voy marcando límites al “otro”, como los tigres".
----------------------------------------------------------------------------------------------------------
Podría seguir explicando y explicando cosas, pero me quedo con algunas fundamentales. Primero: desde luego, me gusta la gente contundente, no me cabe ninguna duda de ello. Tengo una carta (la mía propia, la de Andrómeda) de corte combativo, y debe ser por eso que siempre acabo rodeándome de auténticos "combatientes".., ¡como Laduda!

Segundo: Laduda, es un privilegio contar con tu amistad y con tu presencia desde hace tanto, tanto tiempo. Lástima que vivamos lejos una de otra, pero aún así, como no creo en el tiempo ni en la distancia, sabes que siempre podemos contarnos.., todo aquello que nos apetezca.

Tercero: tu "feed-back" es uno de los más extensos, apasionantes, vitales, soberbios y generosos que he tenido nunca con ningún "cliente", amigo, o caso astrológico analizado. Me ha animado algo más que mucho (deben ser los potentes tránsitos de Marte que aguantaré durante unos 3 días y que me están animando de veras XDDD). Me quedo con tus últimas frases, para recordarlas, a la manera de Virgo, si en algún momento me olvido de la enorme fuerza de Sagitario que llevo encima:

"Has hecho un trabajo tan serio y profesional, a pesar de que no te dedicas a ello nada más que a ratos, que si puede ayudarte en algo mi comentario extendido será una forma de agradecerte ese tiempo, el esfuerzo, el redactarlo…

Me he tomado un tiempo para leerlo y aún me llevará más terminar de interpretar alguna cosa que me queda colgada. Me ha aclarado aspectos míos, me ha sorprendido con alguna “fijación” (lo verbal, la palabra, la comunicación..), me ha hecho reflexionar mucho y me hará reflexionar más aún, y, por esa razón te lo agradezco mucho más. Es un buen punto para verme a mí misma y pensar en qué apoyarme y qué se puede cambiar o qué no.

¡Ah! Y gracias por darme una razón para entender por qué me ha atraído tanto desde siempre Aldebarán".

A mí, después de esto, ya no me cabe más que añadir "¡A tus órdenes, Laduda!" XDDDD

¡Besotes! Esto realmente me ha puesto.., ¡muy contenta, como siempre que una se siente útil!

lunes, 23 de febrero de 2009

Tezcatlipoca, Huracán: el Espejo Ahumado

Hace algunos meses, la querida amiga Melenass me regaló una serie de esencias e inciensos... Algunos de ellos pertenecían al ámbito de maravilloso Laboratorio Alquímico del Fénix Negro. Uno de ellos llevaba por nombre "Tezcatlipoca". Ayer lo rescaté y empecé a ponérmelo. Este dios nativo del continente americano tiene mucha miga, para empezar bien la semanita ;-)

Tezcatlipoca, también Huracán (sí, sí, como la ventolera; precisamente de ahí viene el nombre) para los mayas, es una deidad mesoamericana. Señor del cielo y de la tierra, fuente de vida, tutela y amparo del hombre, origen del poder y la felicidad, dueño de las batallas, omnipresente, fuerte e invisible... Para los toltecas, de forma aparentemente contradictoria, era un dios maléfico de la muerte (al estilo del Hades griego), que descendió del cielo a la tierra valiéndose de una tela de araña, para destruir la obra de Quetzalcóatl (el dios benéfico por excelencia, la famosa "Serpiente Emplumada").., a quién se le apareció bajo el aspecto de un viejo que le ofreció el brebaje de la inmortalidad; pero éste era en realidad una bebida enloquecedora (y aquí nos metemos, más bien, en el ámbito del escurridizo Neptuno).

Entre los nahuas (aztecas y otros pueblos de habla náhuatl), Quetzalcóatl y Tezcatlipoca son deidades gemelas y al mismo tiempo antagónicas. Quetzalcóatl es llamado también Tezcatlipoca blanco, en tanto que el color de Tezcatlipoca es el negro. El nombre de este dios significa literalmente en náhuatl "Espejo Humeante"... Esta idea de espejo, de imagen brumosa e inestable, así como su relación con las actividades profanas (entre ellas, el chamanismo, por ejemplo), sugieren que Tezcatlipoca es un símbolo de la humanidad, un reflejo de nuestro mundo imperfecto y contradictorio; uno puede y debería mirarse en su propio espejo, para enfrentarse a su misma oscuridad: aquello de sí mismo que jamás deseó ver. Una de sus características más relevantes es poseer la juventud eterna, y otra, su invisibilidad (de nuevo, características que comparte con nuestro viejo conocido Hades, simbolizado astrológicamente por Plutón).

Representado a la vez por el jaguar (el Sol en su ocaso), y por el norte como punto cardinal, Tezcatlipoca hace referencia al cielo nocturno y estrellado, así como a la Luna. El norte, para los náhuatl, era la región del cielo que acogía a los muertos, donde soplan los vientos fríos. Una de las ceremonias más importantes de los aztecas consistía en la ofrenda (simbólica o no, parece que según el caso) de un joven que representaba a Tezcatlipoca. Un voluntario se ofrecía para ser sacrificado, y durante un año era tratado como un "dios" en la tierra; recorría las calles tocando la flauta (otro de los atributos de este dios, por cierto muy relacionado con el viento y la tempestad) y siendo adorado. Al final del año, debía subir al templo, rompiendo cuatro flautas que representaban los puntos cósmicos. Finalmente, esa vida de placeres era abandonada para comenzar su preparación y convertirse en un protector Tezcatlipoca, encargado de dar continuidad a la disciplina de niños y jóvenes en las artes esotéricas (trabajo interno en las cuevas) y la proyección de la energía interna de cada persona, a través de su Tonalpohualli (un concepto que tiene que ver mucho con el horóscopo según los astrólogos lo comprenden hoy en día, así como con la energía vital de cada individuo encarnado).

En sí, la responsabilidad de quien era elegido para continuar el trabajo como protector Tezcatlipoca consistía en lograr que niños y jóvenes reconocieran su identidad, a través de la capacidad de reflexión y acción en su espacio, su entorno, su familia, su comunidad y su nación. Sólo así conservarían intacto el legado, heredado de generación en generación.

¿Estáis a vuestro pleno potencial.., o solamente sois, todavía, meros espejos, oscurecidos por el humo, de vosotros mismos?

Quizá.., y sólo quizá.., estoy empezando a asumir en mí misma el sacrificio, el destino y la misión del protector Tezcatlipoca en la Tierra.

Otro día hablaré sobre Huracán.., una de las versiones de este curioso dios entre los mayas. Hasta entonces, buen comienzo de semana para tod@s.

¡Saluditos!

viernes, 20 de febrero de 2009

Saga de Astrea 17-fanfic Caballeros del Zodíaco

Antes de pasar, más o menos como cada viernes, al capítulo de hoy de "Astrea".., quiero dar las gracias a todos los que me habéis escrito y/o llamado para felicitarme por la entrada "Donde duerme la inocencia" I y II... No he profundizado todo lo que hubiera querido (no puedo aburrir al personal, y esto es un blog) sobre este delicado asunto: pero que sepáis que seguiré dándole y dándole, a ese tema y a muchos otros. No admito (y eso no sé si es bueno o malo, aún a día de hoy) que la gente se resigne a ejercer como víctimas de las locuras, de las miserias, de la maldad ajenas.

Y aunque habría muuucho y largo, y tendido, que hablar, sobre la forma en la que atraemos estas cosas a nuestra vida.., y sobre las teorías que apuntan a la resolución de pruebas kármicas, y a la forma en la que, antes de encarnar, elegimos nuestra siguiente existencia., no me quiero meter ahora en las aguas oscurecidas por los mágicos pases de Neptuno. Pero el caso es que, mientras uno no es consciente de determinadas cosas, sufre. Sufre, ¡y mucho! Y aquellos que han descubierto, por el motivo que sea, determinados parámetros en la existencia, tienen la obligación (moral) de no estar callados. Qué le vamos a hacer: en el fondo, algunos tenemos clara nuestra auténtica vocación de.., ¡bocazas!

Dicho esto, gracias a Sabina, a Mandy, a Harlock Ichijo.., y a tantos otros, por vuestros comentarios y alabanzas. Que sepáis que ésta que suscribe.., mientras haya ondas de radio, mientras haya televisión, Internet.., mientras las tormentas solares ésas que dicen que se vienen, no tiren abajo todos los satélites.., o simplemente, mientras haya papel y lápiz, o yéndome ya al extremo.., mientras tenga voz.., procuraré no quedarme nunca calladita ;-)

Si puedo, y si me dejan :-)

¡Besotes! Vuestro apoyo me anima a seguir adelante.

Andrómeda.
-------------------------------------------------------------------------------------------------
Siryu avanzaba por el Santuario siguiendo su propia luz interior, que le marcaba el camino con más certeza que cualquier guía… Estaba muy preocupado. Su alma, siempre distante, siempre serena, se sentía profundamente conmovida. Había abandonado los Cinco Picos, dejando atrás a su amada Sunrei, en busca de su maestro, que había desaparecido misteriosamente… Siryu, antes de partir, se había enfrentado a tres Espectros, venciéndolos. El joven se estremeció, recordando... Todos ellos eran Caballeros de Plata, derrotados en anteriores combates. ¿Qué estaba pasando en el mundo, para que los muertos salieran de sus tumbas convertidos en monstruos?

El Caballero del Dragón se había visto obligado a ponerse en camino hacia el Santuario inmediatamente… Entonces fue cuando se encontró con sus eternos amigos, compañeros de otras lides, y entre todos habían decidido unir fuerzas para enfrentarse a un pavor que no sabían qué implicaciones tenía. Siryu temía por la paz. Había sabido, por los tres Espectros, que una sombra cruel, devastadora, poderosa, se cernía sobre el planeta. Y presentía que todo lo existente se encontraba profundamente amenazado.

Siryu, sobre todo, se sentía obligado dolorosamente por su sentido del deber y de la justicia. Dejar sola a Sunrei había sido una de las peores decisiones que había tenido que tomar en la vida. El Dragón reflexionó para sus adentros. Bueno, era cierto que había sido duro. Pero al menos, ellos se amaban sin reservas, sin que nada ni nadie pudiera interponerse. Su maestro, Docko, así se lo había confirmado. “Vivid los dos juntos, el uno para el otro, y nadie podrá nunca separaros”. Siryu suspiró. ¿Ni siquiera el horror o la guerra? Y sin embargo, sin embargo, el joven Caballero de Bronce sabía que no todos en este Universo tenían su misma suerte.

Mientras caminaba escaleras arriba, acercándose rápidamente a la Primera Casa, Siryu reflexionaba hondamente. Él había tenido que elegir momentáneamente entre su amor y su deber. Pero, ¿qué ocurría cuando el deber y el amor eran absolutamente irreconciliables?

Siryu recordaba perfectamente… Todo el conflicto había tenido su origen en la decisión de Spiga. En la Batalla del Santuario, cuando todos los Caballeros se pusieron de parte de uno u otro bando, Alba había decidido enfrentarse a sus dos compañeros de Virgo, discípulos como ella, por socorrer a Shun.., pero lo peor, lo que había inclinado el plato de la balanza a favor de su perdición, era que también trató de luchar contra Shaka, ¡su propio maestro! Y en el código de honor de los Caballeros, esto equivalía, sin duda, a la peor de las traiciones.

Pero lo más triste, lo más duro, lo que casi precipitó a Espiga en un abismo de locura y de pena, fue que Mu, en el que tenía puesta absolutamente toda su confianza y su fe, no quiso defenderla en aquella especie de consejo de guerra que se celebró al término de la batalla…

El Dragón suspiró. No acababa de comprender cómo algunos, a su juicio, se conducían como invidentes.., cuando el que estaba ciego era él.

jueves, 19 de febrero de 2009

Donde duerme la inocencia II...

La semana pasada, inicié un post con este mismo título, para hablaros del efecto que los primeros años de vida del individuo pueden tener en su desarrollo posterior como adulto consciente, sano, capaz e independiente, maduro de pleno derecho... Os remití a un artículo de la revista Universo Holístico, en el que el psicoterapeuta y profesor de Yoga especializado en el campo de la mente, Santiago Pazhin, daba unos interesantes apuntes sobre la forma en la que nuestra propia concepción del Yo, y la "reprogramación" de nuestra actitud ante la vida, marcaban la diferencia entre una existencia feliz y llena de significado, y una vida doliente, sacrificada y oscura. También hice referencia a la cantidad de personas que me he ido encontrando por esos mundos de Dios, con problemas o con limitaciones más o menos severas, a causa de las vivencias recogidas durante sus primeros años... Hoy voy a continuar escribiendo las principales conclusiones que extraigo del artículo y de mi propio pensamiento y conocimiento, en relación con este tema de una infancia feliz o infeliz.

El maltrato infantil tiene sus propias y terribles consecuencias... La violencia de los padres, ya sean biológicos o adoptivos; el abuso sexual por parte de algún familiar; la indiferencia de los progenitores hacia los problemas y/o situaciones por las que está atravesando el niño; la desatención de sus necesidades básicas; las situaciones desfavorables en el ámbito familiar: todo esto puede generar en el futuro adulto graves trastornos psicológicos, en un periodo tan importante como es el de la constitución de la futura personalidad del infante.

La primera etapa de sociabilización que el niño vive en el núcleo familiar es esencial para su futura relación con la sociedad. No es mi intención en este artículo determinar las causas del ese maltrato (considero a los progenitores o familiares maltratadores tan enfermos, o más, que la propia víctima). Pero no dejo de tener en cuenta que los niños maltratados de hoy pueden convertirse en los adultos conflictivos de mañana. Eso, si lo considero desde un punto de vista más o menos egoísta. Si lo considero desde un punto de vista más compasivo, el maltrato viola impunemente los derechos fundamentales del menor, al margen de las secuelas que siempre provoca. Pero, ¿serán estas secuelas irreversibles, o por el contrario puede hacerse algo, una vez que el maltrato ya se ha producido?

Dejo la palabra a Santiago Pazhin, en su artículo sobre el Nidra Yoga:

"Desde la vida intrauterina y seguidamente durante el primer año de vida, y a continuación hasta los 7 ó 9 años, el hemisferio cerebral izquierdo, cuya cualidad principal es el raciocinio, el pensamiento lógico o la reflexión, está menos desarrollado que el derecho, entre cuyas cualidades se encuentran las del sentimiento y la emoción. Esto conlleva que, durante la primera etapa de la vida, utilicemos más el hemisferio derecho, de tal modo que las experiencias que vivimos durante la infancia sean predominantes a la hora de generarnos una determinada personalidad, conducta y carácter que, en gran parte, habrá de acompañarnos durante toda la vida si no hacemos nada por modificarlo.

Un niño que no sólo crezca carente de afecto, ternura, caricias o del amor que precisa, sino que además se desarrolla en un ambiente hogareño agresivo, donde los gritos, insultos, vejaciones o frases hirientes como "¡Eres un inútil y nunca serás nada en la vida!"; "¡Ójala no hubieras nacido!"; "¡No mereces nada bueno en la vida!".., y otras similares, irán generando un carácter introvertido, temeroso, inseguro, tímido o de baja autoestima, que le llevará a hacerse una idea nefasta de sí mismo y de la vida, sintiéndose condenado al fracaso y al sufrimiento, merecedor de todo lo malo que le ocurra. Todo ello, en el fondo, debido a la negativa, destructiva y pesimista manera de pensar, pues es sabido que los pensamientos nos llevan a actuaciones, y que somos el resultado de lo que pensamos.

Ante lo expuesto, sólamente hay un modo de modificar la personalidad y comenzar el camino hacia el cambio que nos lleve hacia el éxito y la felicidad deseada: mejorar la calidad de nuestros pensamientos, y especialmente, la forma en que nos vemos a nosotros mismos, dado que solemos ser quienes más nos agredimos y dañamos (...) Lo verdaderamente maravilloso es que, si uno desea cambiar, es posible hacerlo, dependiendo únicamente de sí mismo para ello. Amigo lector: si tú no cambias, no cambia nada. Puedes escoger entre conformarte siendo como eres, o proponerte firmemente el camino hacia el cambio necesario
".

El maltrato infantil, además de ser aberrante, es una experiencia traumática con extraordinarias consecuencias negativas en la salud del niño, tanto física como psíquica. No se debe, no se puede ser permisivo con este tipo de situaciones, y considero que la denuncia es una obligación moral que deberíamos tener muy en cuenta. Hay que erradicar esta lacra, y olvidarnos de hacer la vista gorda. Pero una vez sufrido el daño, hay que creer, con auténtica convicción, que puede tratarse, que debe cuidarse con absoluta devoción a la persona víctima, que hay que levantar cabeza. El reiki, como terapia, puede dar muy buenos resultados en este sentido. Nunca he sido partidaria de las rendiciones sin lucha. Como dije alguna vez en otro post, se ve que son mis genes lejanos de la irreductible Numancia.

¡Saludos!

miércoles, 18 de febrero de 2009

Neptuno: un estudio astrológico, de Liz Greene

¿Quién me arrojó a Tibil?
A Tibil, ¿quién me arrojó?
¿Quién selló los muros
a que este mundo se asemeja
y me lanzó a su interior?
¿Quién me inmovilizó con esta cadena
tan intolerable de llevar?
¿Quién me atavió con este manto
tan variado de forma y color?

¿Quién me confinó en la morada de la oscuridad?

¿Por qué me habéis arrebatado de mi hogar y traído
a esta prisión,
y encarcelado en este horrible cuerpo?

¿Dónde están las fronteras de este mundo de oscuridad?
¡El camino que hay que recorrer es largo e inacabable!


(Himno gnóstico)
-------------------------------------------------------------------------------------

Nunca se puede estar seguro: y menos aún, de uno mismo (Liz Greene)

-------------------------------------------------------------------------------------

¿Qué es un engaño? ¿Qué es una falsa creencia? ¿Quién engaña a quién, y sobre qué? ¿Y dónde está, como bien podría preguntar cualquier neptuniano, el libro con las reglas que nos proporcionen una definición de la realidad tan inamovible, que finalmente podamos saber con certeza si ese Otro, que es el objeto de nuestro anhelo, sólo es el opio de las masas, o si está vivo y a salvo en la gran unidad trascedente que llamamos vida, o si no es más que otra palabra para decir "Madre"? (Liz Greene)

-------------------------------------------------------------------------------------

Todos estos textos arriba incluidos pertenecen al último libro que me estoy leyendo, "Neptuno, un estudio astrológico", de la archiconocida, en estos círculos astrológicos, Liz Greene. La fotografía, para todos aquellos que no sois de estos lares, es la conocida Fuente de Neptuno, en Madrid.

La verdad es que me dijeron que el libro podía ser algo farragoso: nada más lejos de mi opinión. Por el contrario, es fascinante. Muchos estudiantes de astrología conoceréis, sin duda, el impecable estudio sobre Saturno de la misma autora. "Neptuno: un estudio astrológico" no le va a la zaga en importancia y trascendencia, a mi parecer. Con la dificultad añadida de que la esencia del arquetipo neptuniano (que es, precisamente, el eterno rival de Saturno, mundos opuestos desde el punto de vista de la Cábala) es muchísimo más difícil de apresar, entender y explicar, que la obviamente más material y prosaica, y por lo tanto, más a la orden del día, del conocido como "Gran Maléfico".

En este libro, realmente enciclopédico, Liz Greene nos habla del famoso "anhelo de redención" de Neptuno. Éste consiste en el deseo, muchas veces inconsciente, de disolver nuestro Ego en las aguas (maternales o cósmicas) del tiempo previo al nacimiento.., anhelo que está presente en todos los ámbitos de la vida humana, desde la mitología a la religión y la política, pasando por el arte o la moda.

"Neptuno: un estudio astrológico" plantea la gran incógnita de este planeta tan escurridizo y, muchas veces, engañoso y difícil de comprender: su confusión y su ambigüedad; su deseo de sacrificio y redención; el asunto del pecado y su expiación; la imaginación y la inspiración; el misticismo y la fusión; la música y la poesía; el exilio, las cárceles del alma, y el olvido.

Para todos aquellos que no la conocéis aún, Liz Greene es psicoanalista junguiana, así como una astróloga absolutamente reconocida en los círculos esotéricos. Fundó, junto con Edward Sasportas, el Centro de Astrología Psicológica de Londres, y es autora de una serie de libros de astrología de mucho éxito, tanto entre los estudiantes como entre los profesionales.

Neptuno: el hogar de las aguas primordiales. "El sitio de mi recreo", como en la conocida canción del español Antonio Vega... Neptuno, el iluso, el santo, el místico, el poeta. El creador y destructor de los sueños órficos, el delicado paladín de lo imposible. Neptuno, escurridizo como un pez, dueño de las sombras como un fantasma. Aquel que nos eleva a los más altos estados de lo sublime. Aquél que puede precipitarnos, si nos descuidamos, en el más profundo de los abismos.

martes, 17 de febrero de 2009

El Minchiate: una rama extinguida del Tarot

Bueno: hace mucho tiempo que no hablo de tarot, y es una de las mancias más apasionantes y, por cierto, con la que yo me inicié en el apasionante mundo del esoterismo. Hoy quiero compartir con vosotros un ratito para hablaros del Tarot Minchiate, uno de los más antiguos y curiosos que existen, y que por cierto, hace muy poquito me han regalado (¡gracias, gracias, gracias!) ;-)

Este tarot alcanzó su principal desarrollo entre los años 1550-1850. Se considera una línea extinguida del tarot tradicional, que más o menos todos conoceréis. Es una muestra de cómo, más o menos, debieron ser las barajas más antiguas, anteriores al Visconti, y hoy perdidas.

Se presupone que el Minchiate fue impreso en Florencia, Italia, a mediados del siglo XVI. Sus arcanos son similares en muchos aspectos al tarot tradicional, pero consta de 97 cartas; el conjunto de los Arcanos Mayores es, así, mucho más amplio, ya que incluye las Virtudes Teologales (Fe, Esperanza, Caridad y Prudencia); los cuatro elementos (Fuego, Aire, Tierra, Agua); los Doce Signos del Zodíaco (algo que, por supuesto, nos interesa mucho a los astrólogos); la Sacerdotisa y la Emperatriz son sustituidos por las figuras de "El Gran Duque" y el "Emperador del Oeste", respectivamente); el Papa no aparece (digo yo, si por cuestiones de censura de la época XDDD).

El orden, así pues, de los arcanos, también es diferente. 97 cartas contra las 78 a las que todos estamos, más o menos, acostumbrados. Los arcanos mayores no tienen títulos, pero están numerados arriba, con números romanos. Para las cartas de corte, o figuras, los Caballeros están representados como criaturas mitad hombre, mitad animal. Los Pajes están representados con género masculino en Bastos y Espadas, y con género femenino en Copas y Oros.

Aunque el juego de Minchiate fue dejado de lado a principios del siglo XX, además de que la cubierta había escapado a los intereses de los ocultistas que popularizaron el tarot para fines adivinatorios y místicos, en las últimas décadas el Minchiate ha atraído la atención de algunos artistas. Por ejemplo, en 1999 el artista Brain Wiliams creó una nueva serie basada en las cartas Minchiate, publicadas por Inner Traditions.

Os he dejado algunos de los arcanos de diferentes Minchiate en cada enlace, para que podáis disfrutar de ellos.

¡Besotes!

lunes, 16 de febrero de 2009

Una muerte en la montaña

Eran las 11 y algo de la mañana, y nosotros estábamos allí...

Sí: habíamos decidido ir a esquiar. Estábamos en la pista de esquí de fondo de Cotos, en Guadarrama, porque tuvimos suerte y encontramos un aparcamiento libre, absolutamente de chiripa. Habíamos dormido en Rascafría. Me habían preguntado si me apetecería ese domingo hacer algo de cumbre, con piolet y crampones. Me negué: no me apetecía; prefería esquiar los dos días del fin de semana, aprovechando el sol, el buen tiempo y la nieve aún abundante.

Oímos los helicópteros mucho antes de verlos... El de la Comunidad de Madrid de rescate, el rojo, iba y venía como un insecto dramático, fijo en ocasiones sobre el embudo final, cercano al bosque de pinos, de los Tubos de Cabezas de Hierro. Los dos amarillos del SAMUR, mucho más pesados y menos operativos, aterrizaron pronto sobre las pistas de esquí de fondo, expectantes. Es una de las mejores bases para los helicópteros, me explicaron, porque es llana y está cerca de todo el principal meollo de la sierra madrileña. Tuvimos que protegernos del fuerte viento que levantaban al aterrizar.

... Y es que en toda mi vida montañera, jamás he visto tal afluencia de público a estas cumbres. Hablamos con un esquiador de travesía, y había visto a gente haciendo cosas raras por las canales de Peñalara. Gente sin preparación ni equipo.., de ésos subían muchos, se les veía dispuestos a conquistar la montaña. Nosotros vimos las enormes cornisas de nieve cercanas a la Maliciosa. Vimos cómo brillaban las cumbres, como podéis apreciar en la foto. La nieve enseguida evoluciona. Las grietas, a veces, no se ven. El hielo, cuando pega el sol, es traicionero. Había, además, riesgo de aludes. El buen día no pudo engañarnos: no me sentía motivada para subir. Preferí quedarme en tierra, esquiando.

Tenía 40 años.., y mucha vida por delante.

Tengo una foto donde se ve cómo intentan reanimarla, sin éxito. No he querido ponerla: por respeto, y porque no. Enseguida supimos que no había nada que hacer, porque con el compañero, de 51 años, los equipos de rescate se aplicaron a fondo, y le sacaron adelante. Impecablemente, el helicóptero rojo iba y venía, tratando de encontrarles, hasta que lo consiguió. Una espera dramática. Estamos hablando de canales muy empinadas, con caídas de entre 300 y hasta 500 metros. Estaban descendiendo de Cabezas de Hierro (a veces, siempre pienso, hay que prestar especial atención a los nombres en el monte). Casi una hora y media de búsqueda.

Lo más triste de todo: minutos antes de este suceso, con resultado de muerte, ya había habido otro accidente. Misma zona, Cabezas de Hierro. No me canso de repetirlo, no me cansaré: ojo con los Tubos. Ojo con hacernos los "machos", los unos y las otras. Guadarrama no tendrá 4000 metros, pero todos los años muere gente. Todos los años. Así que nada de tonterías con la sierra madrileña...

Vi dentro del helicóptero rojo al profesional que los sacaba de la montaña... Con el arnés cuajado de ganchos, de cintas, de equipación de escalada... Me sentí muy mal, en un momento dado.., y lo único que se me ocurrió fue llamar a casa para avisarles de que yo, al menos, estaba sana y viva. Había cobertura suficiente en Cotos. Mi familia no se entera, a veces, de si voy a esquiar o a escalar, o a hacer montañismo, trekking o qué. Sobre todo, mi madre. Y sabía que iba a salir el tema, probablemente, en las noticias.

Efectivamente: y el tema salió.

Tened cuidado con la montaña. Mucho cuidado. Aprended en ella de gente prudente y con experiencia. Y si no os veis capacitados para seguir adelante, tanto mejor: dad media vuelta sin reparos. Mejor una cumbre invicta, que una familia destrozada. Mejor un pico por conquistar, que perder la vida.

No quiero pensar cómo se encontrarán ahora mismo los compañeros de la montañera fallecida.., del club que ayer pretendía descender esas cumbres por tan peligrosa ruta... Eran unas 20 personas las que constituían la excursión. No quiero ni imaginar, ahora, su estado de ánimo.

La montaña es la vida y es, a la vez, la muerte. Es la existencia en su estado más puro. Por eso, quizá, nos atrae tanto a los amamos la vida con todo el ardor de nuestro corazón.

viernes, 13 de febrero de 2009

Saga de Astrea 16-fanficCaballeros del Zodíaco


No hay incendio como el de la pasión.., y no hay ningún mal como el odio”.
Gautama Buda.

Al, que caminaba la última, algo ensimismada, se dobló sobre sí misma de repente, sin venir a cuento, como si un puñetazo la hubiera golpeado en pleno vientre... Shun se volvió a mirarla, extrañado, pero después jadeó, como si también él hubiera acusado alguna conmoción invisible... La joven se aferró con las dos manos a una especie de cayado que llevaba. Hyoga escudriñó el cielo, boquiabierto, sintiendo cómo el pulso se le disparaba a mil.

- ¿Qué demonios ha sido eso?

Alba Espiga, Amazona de Plata de la constelación de Virgo, boqueaba como un pez fuera del agua. No podía incorporarse, pero aún tuvo fuerzas para musitar cuatro palabras:

- ¿Qué has hecho, Mu?

A Shun, de repente, le temblaron las pupilas.

- Amigos, no le siento… ¡No siento el cosmos de Seiya!

Hyoga, severo como una máscara funeraria, negó también con la cabeza. El Cisne se detuvo apenas un instante, y luego habló alto y claro.

- No está. ¡Seiya no está!
- ¿Y esa deflagración terrible?- preguntó Shun, con apenas un hilo de voz.

Al se alzó a duras penas. Llevaba en los ojos una luz de muerte, que transformaba su hermoso rostro en la cara de una auténtica asesina.

- Eso ha sido la Extinción Estelar de Mu. No perdamos más el tiempo.
- ¿Qué?
- ¡El golpe maestro del Caballero de Aries!- exclamó Hyoga- Nadie sobrevive a ese ataque.

Alba tenía auténticas ganas de pelea, y a duras penas las contenía... Shun sentía perfectamente todo su inmenso odio, que llevaba impreso en la mirada, y que ella no evitaba disimular. La tocó levemente en el hombro.

- Espiga, cálmate.
- Andrómeda, no te metas en este asunto, te lo suplico. Te lo pido como un favor personal.
- El odio no soluciona nada.

Ella le miró como si quisiera perforarlo.

- Nada soluciona nada, Shun. ¡Vamos!

Corrieron velozmente cuesta arriba, sin descanso. Al creyó que sus piernas iban a estallar. Vieron fuegos lejanos en los cementerios de los Caballeros, y pensaron que, probablemente, los Caballeros de Plata estaban arrasando las tumbas. ¿Para qué? Pero no podían detenerse. ¿Por qué nadie les salía al paso? Era como si todo el mundo hubiera desaparecido. Los tres sabían que la batalla no había concluido en la Casa Primera. Hyoga sólo esperaba poder llegar a tiempo para entrar en combate, antes de que alguna cosa irremediable tuviera lugar... Shun se preocupaba por Seiya, y exploraba en su corazón, buscando algún rastro del Caballero de Bronce de Pegaso… Y Al.., Al sólo tenía una idea fija en la mente, una obsesión, un dolor como de agonía mortal que le retorcía hasta la misma expresión del rostro: Espiga quería matar a Mu. Aunque ella misma se extinguiera en el intento.

-------------------------------------------------------------------------------------

La vida es una cosa curiosa… Los que combatimos en ella bajo las estrellas de la constelación de la Virgen odiamos, por encima de todo, la incertidumbre… Y sin embargo, ésa es la misma naturaleza de la propia vida. También he tenido que reflexionar mucho sobre la naturaleza del tiempo, puesto que el tiempo está hecho de una materia poco aprensible. Se puede vivir una vida entera en tan sólo un instante. Se puede morir una muerte completa durante toda una larga vida. Eso es algo que comprendí durante el mes entero que Mu pasó en la India, junto a nosotros.., junto a mi.

Cada día era como un milagro. Como una bendición de los dioses. La felicidad se sentó a mi lado, sonriéndome con su mirada clara y serena, y me asentía cuando yo me preguntaba a mi misma si acaso podría ser aún más dichosa. Mu resplandecía con una luz inextinguible. Ni una sola duda se aposentó un instante en su corazón, lleno de coraje. Lo sé, porque en ocasiones puedo sentir las cosas a distancia, como si fueran parte de mi misma.

Jugábamos a pelear sobre la hierba. Me enseñó cosas que jamás hubiera podido descubrir por mi misma. Mirábamos al cielo en las madrugadas cálidas, colmadas de perfumes embriagadores, y nos sentíamos un solo ser en dos cuerpos diferentes. Dedicábamos noches enteras a consagrar aquella unión. Comíamos un poco entre las flores de madreselva, reíamos como niños recién llegados al mundo. No tenía la necesidad de protegerme de nada ni de nadie, porque él era como un escudo inmenso, de diamantes invisibles, que se interponía entre yo y el Universo para que nada me tocase.

Aprendí que el silencio es sólo la ausencia de palabras, y que hay enlaces indestructibles que ni las leyes de los hombres, ni aún las de los dioses, son capaces de vulnerar. Sentí el fuego abrasador corriéndome por las venas, semejante a una cabalgada nocturna sin fin. Compadecí a los que no aman, a los que no se dejan arrastrar por este sentimiento, cuya fuerza no tiene nombre, ni rienda, ni voz. Hubiera dado una vida, mil vidas, mi alma eterna y todo lo que amo, por permanecer así, hasta el final de los tiempos…

Puedo decir, con orgullo y sin amargura, que sólo viví durante un mes... Que sólo estuve realmente viva sobre esta tierra, en ese corto espacio de tiempo.

Y sin embargo, todo acabó de pronto. Mi maldición, mi herida incurable. Mi destino. Ése que mi maestro, Shaka, sabía que no quería afrontar.

jueves, 12 de febrero de 2009

Hipnos e Hysteria Coniunctionis

Hacía mucho tiempo que no vivía una sincronía tan clara como la que me ha ocurrido en el transcurso de tres días (weno, tres, contando con hoy, es lo que ocupa la "toma de conciencia" de un proceso más largo). A veces, dichos procesos no son tan automáticos como la gente se piensa, sino que se van desplegando las "guías" de las que uno debe valerse, a través de los fantásticos e ilusorios hilos del tiempo. Ésta es la historia de cómo llegué a la conclusión de que es hora de iniciar un curso sobre hipnosis y terapia regresiva.

Lo tenía in mente.., pero no me sentía capaz. El curso de astro kármica acaba el próximo 1 de marzo.., y en la anterior clase, intuitivamente cogí de la biblioteca del Itiee un libro que ya llevaba tiempo buscando: "Neptuno. Un estudio astrológico", de Liz Greene. Me advirtieron que era denso, difícil, pesado. Bueno: eso casi, casi, parece una definición de una servidora, cuando le da por esas profundidades que no todo el mundo tiene el gusto de querer explorar (que no la capacidad, ojo, que quede claro. Todos podemos descender a cuantos infiernos consideremos necesario.., y ascender a cuantos cielos nos apetezcan ;-).

Lo tenía in mente, digo: lo de hacer un curso de hipnología y terapia regresiva. Dada mi profunda y trascendental experiencia, que algún día quizás me decida a contar, con mi regresión, pensé "¿Y por qué no, aprender a hacer esto, a guiar a otras personas en este camino, si realmente para mí ha resultado, y sigue resultando, tan terapéutico?". Francisco J., del curso de astro kármica (desde aquí le envío un saludo) también parecía interesado en la cuestión. Antes de ayer me envío la referencia de un curso que comienza en marzo (justo acaba la astro kármica, y empieza éste :-).., con uno de los más prestigiosos profesionales españoles dentro del ámbito de la hipnosis terapéutica y de la programación neurolingüística: Horacio Ruiz. Curiosamente, fue el primero con el que me hice una pequeña "regresión" en grupo (más bien, una práctica de hipnosis suave).., que me permitió animarme a hacer la regresión en serio.., y a través de la cual me di cuenta, por ejemplo, de cómo podía recordar cosas increíbles de mi infancia (tales como el estampado de la bata de mi awela, o los dibujos del sofá del salón de mis padres) que aparentemente residen en mi subconsciente... ¡Jamás lo hubiera creído, con la supuesta mala memoria que tengo!

El caso es que planteé ayer, en el foro de astrología, una pregunta más bien "psiquiátrica" o "psicológica" sobre una persona de mi entorno, de trato más bien difícil. Las respuestas de las entendidas en psicología no dejaron lugar a dudas: aparte de cierto posible trastorno narcisista de la personalidad, algunos rasgos de dicho sujeto se asemejan bastante a un problema histérico. "Histeria".., me quedé pensando yo, extrañada. Seguía a vueltas, mientras tanto.., dudando de si el curso de hipnosis sería el complemente perfecto a la astrología, al reiki, al tarot y al uso de los cristales. Se hablaba mucho sobre enfermedades del cuerpo y del alma estos días en el foro...

Cuál no fue mi sorpresa al abrir hoy, siguiendo un impulso de los míos, el libro de Greene por cualquier parte (aunque estuve a punto de dejármelo en casa: pesa un huevo XDDD).., y encontrarme con uno de los capítulos, el 4, que trata precisamente sobre la histeria, su relación con la hipnosis, su vínculo con el arquetipo de Neptuno.., y su obvio enlace con el tema de las posibles vidas pasadas.

Ya no me cabe ninguna duda: tengo que hacer ese curso, y con este señor precisamente. Ahora, o más tarde, carece de relevancia. La experiencia con él fue la que me llevó a la regresión; donde hice la regresión, me encontré con Francisco J., que me planteó la idea de hacer ese curso, mientras estudiábamos astrología kármica; al finalizar casi los estudios de kármica, me empiezo a interesar por el tratamiento de los trastornos más profundos del alma, de la personalidad, del ego o de la psique; y abriendo un libro sobre Neptuno que he cogido en ese mismo lugar de la regresión y de los estudios de kármica, etc, etc.., (y donde jamás pensaría encontrar nada de esto).., me encuentro con el tema de la relación hipnosis/histeria. Todo parece relacionado. Neptuno, y el arquetipo del Sanador Cósmico.

Estoy convencida de que las sincronías no son ajenas a nosotros. Creo que nuestra misma alma las promueve, para guiarnos por el sendero que más nos conviene a cada cual tomar, en cada caso.

... Cuanto más "escuchamos" al alma, mejor sabemos leer los "planos", los "hitos", los "senderos"... Ésa es mi opinión personal.

Curiosas cuestiones de las que una, indefectiblemente, se sorprende mil millones de veces seguidas, y sin descanso ;-)

miércoles, 11 de febrero de 2009

Donde duerme la inocencia...

"¡Oh, hombre! ¡Eres lo que piensas, y en lo que piensas, en eso mismo te conviertes!".
Vedanta.

Por un motivo u otro, las personas nos encontramos, a lo largo de la vida, con multitud de situaciones diferentes. Unas veces nos afectan a nosotros directamente.., otras no. Algunas situaciones, incluso, resultan recurrentes. Sincronías, o como los más racionales gustan en llamar, "casualidades". Bueno: en mi caso las tengo perfectamente identificadas. Una de mis "casualidades" personales es la relación profunda con hombres que tienen alguna afección, crónica o no, en la piel. Otra, es la relación cercana con personas (hombres y mujeres) que han sufrido violaciones, malos tratos, o abusos sexuales en la infancia.

Antes me ponía tan enferma ante estos casos (era más joven, y muy inexperta), que la verdad, no sabía ni cómo reaccionar... Desconocía cómo podía ayudar (si es que podía). Antes yo lo veía todo mucho más cuesta arriba que ahora. Ahora pienso de forma diferente.

Podría decir mucho sobre este tema, y posiblemente lo haga más a fondo otro día. Hoy, sólamente quiero transcribir el texto de una revista que acabo de leer, y que se llama Universo Holístico. Corresponde al último número del mes de febrero 2009. El artículo se llama "Introducción al Nidra Yoga. La reeducación del subconsciente"; lo firma Santiago Pazhín, psicoterapeuta y profesor de Yoga especializado en el campo de la mente, y quiero publicarlo aquí por un motivo único.

Porque sé que la inocencia puede protegerse. Porque sé que no hay mal que no pueda combatirse. Porque jamás me daré por vencida cuando se trate de defender lo que todo el mundo debiera defender incondicionalmente.

No hay herida que no pueda sanarse. La voluntad del individuo es ley para conseguir este milagro. Transcribo aquella parte del artículo (que podéis encontrar íntegro en el link de la revista que os adjunto) que viene al caso:

"(...) He podido comprobar como la mayor parte de los males citados hunden sus raíces en la infancia (se refiere a los trastornos de conducta, carácter, baja autoestima, miedos, complejos). Es decir, en una mala educación infantil, con destacada carencia afectiva (...). Es ahí, en lo que podemos denominar "el sótano de la mente", donde se encuentran ocultas las causas y soluciones a problemas conductuales, fobias, miedos o complejos más arraigados, permitiendo alcanzar los cambios que precisemos, reestructurando nuestra personalidad. Es como entrar en el disco duro de un ordenador y formatearlo, a fin de elminar los pogramas negativos que puedan haber sido grabados desde la infancia, tales como "no puedo, no valgo, no merezco ser feliz" y otros similares, a la vez que implantando otros nuevos, opuestos y positivos, como por ejemplo "soy capaz, yo puedo, yo sirvo, yo merezco todo lo mejor" (...)

Sin duda, somos lo que pensamos que somos... Esta frase, que suelo utilizar en mis clases, cursos o conferencias sobre la mente, encierra en sí misma (en gran parte) el secreto de las diferencias entre los seres humanos, dentro de su relación consigo mismos y con la sociedad. ¿Qué es lo que hace que unas personas triunfen y otras fracasen en la vida? ¿Qué es lo que hace que unos sean más sanos, más felices o más propensos a atraer la buena suerte en sus vidas, mientras que otros suelen ser más propensos al sufrimiento, a la enfermedad, y pareciera como que la mala suerte les persiguiera constantemente?

La respuesta es: ¡sus pensamientos, su actitud mental, su forma de pensar hacia ellos mismos o el modo en que entienden la vida!. De acuerdo a la sabiduría Vedanta, "la misma mente que nos lleva al fracaso, la enfermedad o el sufrimiento, es la que nos puede llevar al éxito, la sanación y la dicha". ¿Cómo? Utilizando la mente de forma constructiva, por medio de una actitud optimista y positiva. Y créeme, no es algo tan difícil de conseguir, sólo hay que proponerse con firmeza el cambio necesario para lograrlo".

Mañana seguiré transcribiéndoos parte de este artículo. Trataré de enlazar cómo puede aplicarse este tipo de "reforzamiento personal" en individuos que han sufrido maltratos, abusos sexuales, violaciones.., en la infancia o fuera de ella.

¡Besotes!

martes, 10 de febrero de 2009

Conciertos de cuencos tibetanos

Hace un tiempecito ya, hablé en esta página sobre el tema de los cuencos tibetanos... Hoy voy a ahondar un poco en algunas de sus múltiples aplicaciones, que de ser prácticos se trata; para qué nos vamos a andar con tonterías, que el tiempo apremia y estamos aquí para aprender y manifestar.., no para estar todo el santo día tocando la guitarra y regalándonos flores unos a otros (que también ;-)

Una de las aplicaciones de estos cuencos son los conciertos. Se afirma que dichos conciertos armonizan todo lo que sea afectado bajo el ámbito de sus vibraciones, y en algunos lugares incluso se utilizan para armonizar las energías de la propia Tierra (de ahí la fotografía que hoy he subido), mediante diferentes rituales, actualmente muy de moda. De una forma u otra, se consiguen sonidos especiales cuando se tocan diversos cuencos a un tiempo. No suenan mal juntos, ya que se armonizan entre sí, sin que realmente sepamos bien por qué ocurre (se me ocurre que sus fabricantes tradicionales en Tíbet, Nepal o Bután posiblemente sí que lo sepan ;-).

Lo mismo ocurre cuando se percuten varios cuencos uno detrás de otro, aunque bien es verdad que se pueden llevar a cabo "asociaciones sonoras" más o menos agradables. Cuando se tocan varios cuencos, el sonido resultante se convierte en algo más que la mera suma de sonidos (realmente, lo que ocurre en cualquier caso, en un concierto tradicional con cualquier combinación de instrumentos). ¿La peculiaridad? Si uno acerca el oído a uno de los cuencos en medio de un concierto, aunque no sé esté tocando.., se puede comprobar cómo vibra y suena él solito.., como si respondiera a la llamada de los otros.

Algunos instrumentistas de cuencos tibetanos, incluso, acercan la boca abierta al borde externo del cuenco que suena, y modula la apertura de los labios. De esta forma se obtienen sonidos peculiares, ya que la cavidad bucal actúa como caja de resonancia. La riqueza de armónicos de los cuencos, la intensidad con que suenan, y su persistencia después de que el sonido inicial se va debilitando, los hacen prácticamente incontrolables dentro de la escala diatónica.

Por eso, si tenéis la oportunidad de tener varios cuencos, os sugiero que os dejéis llevar, de alguna manera, de forma intuitiva por ellos, y experimentar con el sonido improvisando, y descubriendo al margen de nuestros hábitos auditivos y/o preferencias musicales. Asistir a un concierto de cuencos tibetanos, por otra parte, resulta una experiencia única, agradable e irrepetible, que también os recomiendo para pasar, al menos una vez en la vida, una jornada curiosa, a medio camino entre la meditación, el arte y la creatividad personal.

lunes, 9 de febrero de 2009

Un vaso de kéfir de leche para sentirte bien

Me gusta cuidarme sin llegar a la obsesión. Es el secreto de la larga vida, la salud y la felicidad. No soy vegetariana, pero es verdad que no como más que una vez a la semana carne. Tampoco tengo intolerancia a la lactosa, pero he descubierto que me sienta mejor, mucho mejor, una leche derivada del extracto de quinoa (otra maravilla vegetal de la que ya os hablaré). Detesto las grasas (me sientan fatal al estómago), procuro cenar poco, desayunar mucho, y no meterle al cuerpo demasiadas salsas, alimentos precocinados, o poco naturales. Me encanta la fruta y la verdura, y únicamente tengo problemas con el dulce (soy una golosa de cuidado y no debería tomar tanto). El kéfir es un buen aliado para una dieta correcta. Paso a explicaros algunas cosas sobre él.

Hay muchas teorías sobre el origen del kéfir. Se comenta que proviene del Cáucaso, siendo heredado entre varias generaciones de tribus y secretamente protegido, pero poco a poco se fue expandiendo debido a los grandes beneficios que de él se obtienen. Los gránulos del kéfir de leche (en la fotografía adjunta) son una mezcla de bacterias y levaduras no patógenas, unidas por una matriz de polisacárido, que viven en estrecha simbiosis. Existe kéfir de leche, de agua y de té. Hoy solamente voy a hablar aquí del de leche.

Este alimento es como una especie de yogur. El sabor va a depender también del tiempo que dejes la leche en el hongo. Lo normal son 24 horas: a partir de entonces, cada vez irá tomando un sabor más agrio. Por regla general pueden tomarlo las personas con intolerancia a la lactosa, ya que produce algunas de las enzimas lactasa requeridas para la adecuada digestión. Su función principal es ayudar a reforzar las defensas del cuerpo. Como norma general, para preparar kéfir se utilizan cuatro cucharadas soperas de nódulos como los de la foto, para un litro de leche, y se deja allí durante 24 horas. Después, se pueden retirar los gránulos de kéfir y tomar la leche directamente.

El kéfir no se vende en tiendas por lo general; sólo se puede conseguir a través de alguien que lo tenga. Mucha gente acaba cansándose de él, ya que hay que tenerlo continuamente en leche para que pueda vivir, y consiguientemente, fabrica y fabrica kéfir continuamente, engrosándose los nódulos y creciendo constamtente en este proceso. Por ello, la mayoría de la gente acaba regalando aquellos gránulos que le sobran. Es la mejor forma (y la más económica) de adquirirlo. He visto en alguna tienda naturista fermentos para obtener kéfir, pero además de costar un ojo de la cara, sólo valen para determinadas veces. Además, no me fio de que realmente sea kéfir, u otra cosa.

Voy a ver si consigo kéfir. Si lo hago, ya os lo comentaré, y cómo me va. Como no quiero tomar leche, tengo que ingerir bastante yogurt, y queso fresco, para mantener mis niveles de calcio. Las algas también son buenos aliados en este asunto. Pero sobre todo, me atrae el kéfir por lo digestivo que es, y porque mantiene la flora intestinal en correcto estado.

viernes, 6 de febrero de 2009

Saga de Astrea 15-fanficCaballeros del Zodíaco

“El maestro da al discípulo la visión espiritual, y, por esa razón, el discípulo debe considerar al maestro su señor vida tras vida. No se debe faltar al respeto al maestro bajo ninguna circunstancia”.
Padma Sambava


---------------------------

- Adiós, Seiya… No tienes nada que hacer aquí.
- ¿Qué?
- Si te entrometes, tengo órdenes expresas de Athena. No puedo dejarte pasar, y debo matarte si intentas atravesar la Casa Primera.

El Caballero de Bronce de Pegaso no quería creer lo que estaba oyendo. Se quedó inmóvil, mirando a Mu con los ojos desorbitados, temblorosos, incapaz de reaccionar. El lemuriano siempre había sido un amigo, el mejor. Sin reservas, los había apoyado, incondicionalmente, en la Batalla del Santuario, y posteriormente también, en todo conflicto, en cualquier situación, por más que las cosas se pusieran difíciles… La mente de Seiya estaba bloqueada, dolido su corazón. No concebía el desaire de Mu, como no comprendía por qué la diosa a la que había entregado su vida, aquella por la cual era quien era y por la que sacrificaría hasta la última gota de su sangre, había decidido exterminarlo, en caso de que tomase partido.., ¡por su propia causa!

Mu lo miraba intensamente. Nunca una mirada fue tan firme ni tan significativa. Hubo un silencio que pareció alargarse siglos. Y ese silencio contenía implícita una severa advertencia.

Pero Seiya no era fácil de intimidar, y jamás se rendía. Era su privilegio, y su mismo destino.

- ¡Escucha, Mu!- jadeó, poniéndose delante del Caballero de Oro- ¡Debe tratarse de un error! Athena no…, déjame hablar con ella. Esto tiene que ser un malentendido…

Pequeñas estrellas luminosas, como mariposas de fuego blanco, surgieron de la palma abierta de la mano de Mu, cuando la colocó frente al pecho de Seiya. Un segundo después, la onda expansiva proyectaba al joven metros y metros más allá, derribándolo sin contemplaciones.

- Te equivocas- dijo Mu- Estoy hablando totalmente en serio.

Seiya gritó, elevando la mirada y los puños al cielo, como si le hubieran arrancado las entrañas.

- Es un error… ¡¡No puedo creerlo!!

En ese momento, Máscara de la Muerte de Cáncer, el guerrero siniestro, aprovechó y golpeó al joven en el estómago con el puño cerrado, duramente.

- ¡Deja ya de lloriquear! Primero interrumpes, y luego te lamentas. Cállate ya, todo acabó, ¿entiendes? Todo acabó para vosotros y para el resto del mundo.

Seiya cayó al suelo y quedó de rodillas, prácticamente sin aire. Sus ojos, enormes e inocentes, estaban clavados en el guerrero negro, que siguió hablando, envalentonado. Mu mantenía los ojos cerrados, y no hizo el más mínimo movimiento.

- Ya estoy harto de este juego.- prosiguió Cáncer- Y sobre todo, estoy harto de vosotros, niños que juegan a ser hombres, que se sueñan guerreros, entrometiéndose en los asuntos de los dioses. Vuestra hora ha llegado por fin, y pagaréis cara cada osadía.- y el guerrero le propinó una patada destinada a dejarlo fuera de combate. Seiya la detuvo a duras penas, resistiéndose. No se daba por vencido.
- ¿Cómo es posible? ¿Cómo es posible? ¡Athena! ¿Cómo? ¡No puede ser! Ella nunca ordenaría eso…- el Pegaso se levantó, indómito- ¡Y voy a demostrarlo!

Seiya se irguió y, en ese momento, el cofre de bronce que llevaba a la espalda, y que mostraba en el frontal la silueta de un caballo alado en pleno galope, se abrió. Una luz intensa, como si todas las auroras estuvieran concentradas allí desde el principio de los tiempos, emitió potentes rayos, que era imposible mirar sin enceguecer. Fue como si el joven se encontrara fuera del espacio y del tiempo, como si todo el poder del Cosmos lo rodeara, lo penetrara, lo transmutara en un símbolo, en un arquetipo. Luces que representaban las lejanas estrellas de la constelación de Pegaso envolvieron su cuerpo, y así, pieza por pieza, una completa armadura de bronce apareció, cubriendo los puntos más vulnerables de su organismo. Seiya, completamente armado, aparecía como un imponente guerrero estelar. Había enviado su petición a la sagrada armadura para que le socorriera, como todos los Caballeros hacían siempre cuando era llegada la hora del combate. Y la armadura le había respondido. Aunque saltaba a la vista que aquélla había conocido tiempos mejores, y que se encontraba sumamente deteriorada por anteriores batallas.

- Vamos, Máscara de Muerte- dijo Seiya- Llegaremos hasta el fondo de este asunto.
- Vaya, qué armadura más notable- el Caballero de Cáncer lo observaba con sorna no disimulada- ¿Por qué no le dices a Mu que te la repare, según su arte? ¿Realmente piensas vencerme con ese pedazo de chatarra?
- Créeme, la armadura me es completamente innecesaria para dejarte fuera de combate.

Y Pegaso inició su danza. El baile de un guerrero que sigue el camino de sus propias estrellas... Seiya, así, invocaba a los poderes del cielo, del Universo, para que le enviasen la fuerza y el poder de sus astros. Todos ellos lo hacían, todos estaban animados por el mismo espíritu de las constelaciones que representaban. Seiya, investido con la sagrada armadura de su constelación, parecía mucho más fuerte. Una luz interior iluminaba su mirada franca, resuelta, valiente… Era un aura que lo envolvía y que, con el entrenamiento adecuado, incluso podía percibirse a simple vista. Las alas de sus grebas y de su diadema, que también portaba la efigie del caballo celestial, resplandecían con reflejos broncíneos. El joven no se movió cuando Máscara de Muerte corrió contra él, abalanzándosele... De repente, una invocación, un potente grito de guerra:

- ¡¡Meteoros de Pegaso!!

Miles y miles de luces azuladas, como estrellas fugaces venidas de no se sabe dónde y enviadas a velocidades increíbles, partieron de su puño extendido contra el oponente, que los recibió de lleno. Los impactos fueron potentísimos, brutales. Máscara de Muerte cayó a tierra, lanzando un quejido ahogado.

- Levántate, Cáncer. Haré que te arrepientas. ¡Te golpearé hasta cansarme!
- Eres un mocoso insolente- contestó el otro, poniéndose en pie- Si así lo deseas, enviaré tus entrañas directamente a los Infiernos.
- Vas a ser tú quien regrese allí, me parece.
- ¿Ah sí? Vamos a ver qué te parece esto- y Máscara de Muerte extendió su dedo, cubierto por su guantelete negra, donde una luz púrpura como la amatista latía, presta a enviar su ataque mortal- ¡Ondas infernales!

Seiya volvió a invocar a sus meteoros, dispuesto a hacer frente a este nuevo ataque… Pero justo en el momento en que proyectaba su puño, iluminado por la luz brillante del poder de su constelación, un rayo dorado lo alcanzó por la espalda, atravesándole de parte a parte, perforando su armadura. Seiya quedó paralizado; en cuanto a su antagonista, no daba crédito. El Pegaso sintió cómo temblaban sus rodillas, y sólo tuvo fuerzas para preguntar, con un hilo de voz:

- No lo entiendo, Mu. ¿Por qué?
- Te lo dije antes, Seiya. Te advertí que, si no te marchabas, corrías el riesgo de encontrar la muerte.

El Caballero de Aries le había enviado por la espalda tal ataque, que Seiya acabó desplomándose en el suelo.

- Pero entonces… ¡Athena!- Seiya jadeó, sin poder contener las lágrimas, que se le escapaban con cada aliento- En verdad nuestra misión ha terminado…

Mu bajó la vista.

- ¡Por fin has comprendido!- intervino Máscara de Muerte- Y déjame decirte algo más: Mu no sólo acabará contigo, sino que sacrificará a la diosa Athena en honor a Hades.
- No me creo una sola palabra- susurró Pegaso entre dientes, terco.
- Eso es problema tuyo. Pero Mu está obligado a hacerlo, mientras él esté aquí con nosotros- el Caballero de Cáncer señaló hacia la oscuridad.

Y entonces, por vez primera, Seiya fue consciente de la poderosa sombra, de la inquietante presencia... Una figura embozada que hasta el momento se había mantenido al margen, prácticamente oculta entre la negrura que proyectaban las columnas de la Casa Primera. El espectro embozado.

- Como de todas formas vas a morir, seré clemente contigo y te lo diré. Porque él es el maestro, el señor de Mu, ¿sabes?- Máscara de Muerte se aprestó a concederle el golpe de gracia- Él es…

Pero entonces Mu, incapaz de resistirlo, se interpuso con la velocidad del relámpago, y le detuvo, aferrándole del brazo con fuerza. Luego, lo apartó lejos, con apenas un movimiento de muñeca.

- Esto no te incumbe, Cáncer. Soy yo quien debe encargarse del muchacho.
- ¡Mu!- gimió Seiya, incorporándose lo suficiente como para poder verle el rostro.
- Escucha Seiya- la voz del lemuriano era suave como la caricia de las alas de una mariposa, cálida, exenta de odio- Quiero que descanses en paz. ¿Entiendes?

Y el Guardián de la Primera Casa se iluminó completamente con la dorada luz de su propia energía, ahora desplegada en ondas concéntricas… Alzó la mano, y por un instante la mirada de Pegaso y la suya se unieron en una sola. Millares de siglos, milenios, pasaron por la conciencia de Seiya en un segundo. Las pupilas de Mu no temblaron. Una potencia inconcebible, como la de una supernova, estalló. Y Mu arrancó todo ese terrible poder de sí mismo, ese fuego puro en su estado más primigenio y destructor, y lo proyectó sobre el cuerpo de Seiya, en medio de una descarga salvaje que hubiera podido arrasar de raíz los pilares del propio Santuario, de haberlo querido… Seiya lanzó un alarido inmenso, llamando a su diosa…

Extinción estelar.

jueves, 5 de febrero de 2009

La Kundalini de la Tierra y la precesión equinoccial 2

Curiosa la foto que he encontrado hoy, para ilustrar esto de la Kundalini y demás historias asociadas... Para el que no lo vea claro, es algo así como una propuesta simbólica de la evolución del hombre, desde el despertar del chakra raíz (el más apegado a la Tierra, garante de nuestros comportamientos más instintivos), hasta el flujo absoluto y creativo de todos los chakras, funcionando en conexión y a plena potencia. Y todo esto, en relación con el planeta Tierra (no más el hombre como una entidad abstracta y aislada, sino como parte fundamental de un universo holístico). Bueno: es una especie de símil.., pero sirve para explicar y para hacer referencia un poco a lo que ayer ya andaba contándoos.

Pa resumir lo de ayer, quedaros con la copla de algo así, como que cada 13.000 años se produce en la Tierra un evento secreto y sagrado que lo cambia todo: un evento que cambia el curso de la historia. Y que este evento tiene bases astronómicas absolutamente científicas. Los iluminados dicen que es esta energía (la Kundalini) la que hace surgir por todo el planeta a los buscadores espirituales: no sólo en los ashrams, kankas y monasterios de todo el mundo, sino también en la vida ordinaria, en la gente común.

Digamos que la Kundalini de la Tierra está siempre adosada a una única ubicación en el planeta, y que permanece allí por un período aproximado de 13.000 años... Luego, se mueve a una nueva ubicación por los siguientes 13.000 años, según la precesión de los equinoccios. Y cuando se mueve, nuestra idea del significado de lo que es "espiritual" cambia. Se transforma, de acuerdo a las nuevas energías del futuro ciclo, conduciéndonos hacia un camino espiritual más elevado.

Es sencillo. No es nada como para rasgarse las vestiduras ni volverse uno loco. Ya prácticamente, en estos días del año 2009 d.C, no hay gente "dormida": gente que no se dé cuenta de que algo "rarito" está pasando en el mundo. Vamos: ¡es evidente! No veo ángeles ni demonios sobrevolando mi cabeza; sencillamente, estoy atenta, como periodista que soy, a las noticias. No estoy esperando al Anticristo, ni al "sursum corda". Sencillamente, estoy atenta. Muy atenta, sí :-)

Y es mi propósito, desde este blog, que cuanta más gente, mejor, también esté atenta, a su modo. No les pido a las personas que crean lo que digo (jamás me atrevería). Ni siquiera que cambien su perspectiva, que se vuelvan más "espirituales" o no. ¡Nada de eso!

Lo único que intento es que el personal salga de su "adormecimiento". Es complicado, porque nos hemos acostumbrado a pensar de una forma determinada (servidora la "number one"). A manejarnos bajo determinado paradigma, determinado "ordenamiento"... Pero deseo, ¡deseo!, que las personas piensen, a su modo libremente elegido, cada cual como le apetezca. Que miren, que observen, que piensen: que saquen sus propias conclusiones acerca de lo que está pasando. De la forma personal que ustedes, vosotros, quieran, queráis.

Me vienen noticias relativas a lo siguiente: a unos cuantos que viven destacados en la vanguardia (por el motivo que sea: siempre hay gente que va por delante, pero al final es indiscutible, como en las maratones, que todo el mundo termina por llegar a la meta), y que saben de este evento y de lo que está ocurriendo a nuestro alrededor. Pero ellos no se alteran: les es transferida una sabiduría y el estado de paz interna incuestionable. En medio del caos, la guerra, el hambre, las plagas, la crisis ambiental, la financiera, etc.., ellos comprenden interiormente la transición, y no tienen miedo. Este estado sin miedo es la llave secreta a la transformación que, por millones de años, ha seguido siempre a este evento cósmico sagrado.

Me lo cuentan en "petit comité", y yo lo difundo... Os lo comunico más o menos, tal cual: siento la necesidad de transmitirlo. Es cierto que con algunos de estos "vanguardistas" ya me he topado. He hablado con ellos personalmente. Están serenísimos, tan tranquilos. No tienen miedo. No permiten que nadie les infunda miedo, bajo ninguna circustancia. Su tranquilidad espiritual interna es inquebrantable. Y me digo yo, ¿por qué será?

Desde la época (que se sepa históricamente) de esos tremendos astrónomos/astrólogos que fueron los sumerios, numerosas culturas han comprendido que la Tierra, al ir completando su ciclo de precesión, recorría cada dos mil ciento sesenta años, una a una, las Doce Constelaciones que quedan insertas en el círculo imaginario que se dibuja en la bóveda celeste, y que ha sido durante milenios representado en el Zodíaco... El ciclo se completará, una vez más, cuando el citado círculo imaginario, que se describe en el cielo, se cierre sobre la constelación de Acuario. Los antiguos ya sabían que los movimientos terrestres tenían estrecha relación con el Centro de la Galaxia, y que cuando el planeta varía su posición con respecto al mismo, también lo hace la llamada Serpiente de Luz. Las antiguas tradiciones tibetanas, por ejemplo, guardaban el conocimiento de que el movimiento del planeta dentro del ciclo de precesión determina la conciencia de la Humanidad, así como la forma en la que percibimos la realidad. Se sabía que al cambiar la posición del planeta, se producían enormes cambios en la condición humana. Las culturas orientales conocían también las divisiones dentro del ciclo de precesión, y llamaron a las mismas "yugas".., períodos de tiempo cósmico a los que, a la manera de los mayas, adjudicaban diferentes características.

El tema es largo.., probablemente seguiré desarrollándolo un poco durante la próxima semana.

¡Un saludo, amigos!

miércoles, 4 de febrero de 2009

La Kundalini de la Tierra y la precesión equinoccial

Muchos habremos oído muuuchas veces hablar de la Serpiente Kundalini, aplicando ese concepto a nosotros mismos, como entidades individuales... Sin embargo, es menos probable que hayamos manejado el mismo concepto, pero aplicándolo a la propia energía del planeta, como un ser vivo también independiente, y con derecho propio.

Sin entrar en grandes disquisiciones ahora mismo, sobre qué es, cómo se estima que funciona, y para qué sirve la Kundalini (cosa que dejaré para otro post), simplemente comentaré que muchas de las grandes corrientes religiosas y filosóficas de todos los tiempos consideran a esta energía como conectada con el centro planetario. Siempre, simbólicamente, explican que su aspecto y movimiento son muy similares a los de una serpiente en movimiento. La energía Kundalini se traslada por la Tierra al igual que, de forma microcósmica, también lo hace por el cuerpo humano. Según los entendidos, los sabios, y los maestros de diferentes cultos y religiones ancestrales, es la conciencia de la Tierra misma quien decide donde se ubicará. Según dicen estos sabios, hay un pulso de exactamente 13.000 años en el que la polaridad de la Kundalini terrestre cambia al polo opuesto, y simultáneamente cambia su ubicación en la superficie de la Tierra. El suceso tiene relación con un proceso propio de la Tierra, un bamboleo sobre el eje, conocido como la Precesión de los Equinoccios.., de enorme importancia tanto para la Astrología, como para la Astronomía, por supuesto.

Debido a la precesión de los equinoccios, el Sol se mueve hacia atrás a través de los doce signos del Zodíaco a la velocidad aproximada de un grado de espacio cada 72 años, y a través de cada signo (30 grados de espacio) en unos 2.100 años; y en torno de todo, el círculo en 26.868 años. Esto no es considerado por muchos de los astrólogos occidentales.., que siguen empeñados en que ahora mismo Plutón se encuentra en Capricornio, por poner un ejemplo, cuando astronómicamente se encuentra en Sagitario. Debido a este movimiento oscilante, el Sol no cruza el Ecuador por el mismo sitio todos los años, sino un poco más atrás.., y de ahí el término "precesión de los equinoccios". Por ejemplo, al ocurrir el nacimiento de Cristo, el equinoccio de primavera ocurría aproximadamente a los siete grados del signo zodiacal de Aries. Durante los dos mil años que han transcurrido desde aquel momento a nuestros días, el Sol se ha movido "hacia atrás" alrededor de 27 grados.., así que ahora el equinoccio de primavera está cerca de los 10 grados del signo Piscis, realmente.

Mañana seguiré contándoos, en otro post, qué tiene que ver la precesión equinoccial, la Kundalini de la Tierra, las civilizaciones antiguas, y los fines de ciclo cósmico de los que nos hablaban los mayas, entre otras cosas.

¡Besitos! ¡Espero no haberos hecho un enorme lío en la cabeza! ;-)

martes, 3 de febrero de 2009

La Candelaria, Imbolc: la Fiesta de las Luces

El día 1 de febrero era uno de los días grandes de celebración para muchos pueblos de la Antiguedad... Hasta el día 2, actualmente, hemos trasladado muchos de estos ritos y celebraciones, vistiéndolos bajo la advocación de la fiesta de la Candelaria, que se celebra activamente en muchos lugares del planeta. Así pues, ayer fue la Candelaria, que muchos denominan la "Fiesta de la Luces". Otros, al tanto de las antiguas tradiciones, siguen llamándolo Imbolc (uno de las cuatro principales festivales del calendario celta, asociado con el ritual de la fertilidad). El festival se asocia principalmente con la llegada del periodo de lactancia de las ovejas, prestas a dar a luz en primavera. Esto puede variar hasta dos semanas antes o después del comienzo de febrero. El nombre en el lengua irlandesa significa "en el ombligo"(i-mbolg), refiriéndose a la gestación de las ovejas, y es también un término celta para primavera. La celebración fue convertida posteriormente, por imposición cristiana, en el día de Santa Brígida.

Galicia y Celtiberia en España, Galias y Bretaña en Francia, Irlanda, Cornualles, Escocia, Gales y Gran Bretaña en las Islas Británicas, eran lugares donde el festival de Imbolc siempre contó con gran predicamento. Febrero es el momento en el que el sol comienza de nuevo a recuperar su fuerza para calentar la tierra, los días se van haciendo más largos, las semillas germinan en el interior de la tierra, y las ovejas están ya en condiciones para la lactancia de los futuros corderitos. O sea, el mes en el que despierta la fertilidad en la Naturaleza, preparándose para su explosión en la primavera. Y para hacerlo sagrado había una diosa, la diosa madre por excelencia, la Tierra, bajo la denominación de Briganti o Brigit. A esta celebración se le llamó Inbolc o Ambiwolka, que puede significar en el vientre, aunque según otras versiones sería Oilmelc, que significaría leche de ovejas.

La diosa Brigit era llamada "la Excelsa", o "la Alta"; protegía a las mujeres jóvenes y a los rebaños, importantísimos para las sociedades ganaderas y transhumantes, y se simbolizaba con una antorcha encendida. El fuego sagrado era una llamada al Sol, para que después del período invernal, calentara con fuerza la tierra. Era también protectora de los bardos y sanadora, y a ella se consagraban los pozos sagrados. La fiesta se celebraba encendiendo hogueras en las colinas, se fabricaban cirios con grasa de animales, y los hombres de las aldeas hacían con paja unas muñecas llamadas "brides", que luego ofrecían a las mujeres. Éstas las introducían en las casas y acostaban las figuras en canastos de paja, al lado del fuego del hogar. Con la llegada de los monjes cristianos, en las Islas Británicas se identificó a la diosa Brigit con la santa Brígida, e Irlanda la hizo su santa patrona.

Ahora bien, de una manera u otra, el carácter sagrado de estas fechas fue igualmente asumido por la iglesia católica, que aún en la actualidad celebra la fiesta de la purificación de la Virgen, justo cuarenta días después del nacimiento de Cristo en el solsticio invernal. Es también una fiesta en la que la luz tiene su protagonismo, la Candelaria. Durante la Edad Media las gentes hacían procesiones por los caminos y campos con los cirios encendidos y bendecidos en las iglesias, que adquirían poder sagrado contra el demonio y las brujas. Esta vieja costumbre, condenada en Inglaterra durante la reforma luterana, aún permaneció durante mucho tiempo, y las procesiones y bendiciones de las candelas siguen haciéndose dentro de las iglesias. Tanto es así que en algunos pueblos de las montañas de Aragón las velas de la Candelaria aún se encienden durante las noches de tormenta para proteger casas y cosechas de los rayos.

La Candelaria es posiblemente la fiesta que sustituyó a las Lupercalias que celebraban los romanos a mediados del mes de febrero en honor a la loba -lupa, nombre que aún se utiliza en aragonés- que amamantó a Rómulo y Remo, fundadores de Roma. De nuevo, como en el caso de la diosa Brigit, la leche. La fiesta romana incluía también el culto al dios Pan, o Luperco, o Fauno... y consistía en que los jóvenes -los luperci-, vestidos sólo con pieles de cabra, bailaban y azotaban con palos la tierra y la vegetación, en medio de desfiles de antorchas, rituales por los que aseguraban la fertilización de la naturaleza. Esto lo hacían dos semanas después del uno de febrero, las Calendas, cuando la diosa Juno ataviada con cuernos de cabra, escudo y lanza, recibía de manos de las vírgenes panes de centeno. Era el tiempo de la purificación que anunciaba los ritos de la fertilidad de las Lupercalia.

Algunos de los lugares del mundo donde más se celebra, en la actualidad, la Candelaria, son en Tenerife (Islas Canarias, España); en México; y en Puno (Perú). Os recomiendo que echéis un vistazo a todos esos enlaces: hay realmente muchas cosas curiosas que aprender ahí ;-)

¡Besazos!