Coaching transpersonal


Cursos de reiki, registros akáshicos, tarot y astrología kármica.

Cartas astrales, lecturas de tarot, lecturas de Registros Akáshicos, regresiones, maestra terapeuta reiki.


shandromeda@yahoo.es
Twitter: @Shandromeda27
Facebook: www.facebook.com/luzdeandromeda72

miércoles, 7 de octubre de 2009

Pateando los Nueve Círculos del Infierno

No; no os asustéis. Que hoy estoy en perfectas condiciones y no voy a hablar de oscuridades tremebundas, ni de fantasmas espeluznantes que me corroen por dentro las entrañas.

A pesar de la fotografía ;-)

Recientemente, he vivido (de lejos) algunas circustancias que me han permitido analizar una serie de situaciones.., que para el común de los mortales podríamos denominar, como poco, de "molestas".

Sé que es muy políticamente incorrecto lo que voy a decir. Pero aún así, lo voy a decir de todas formas.

Absolutamente todo, todo lo que nos ocurre en la vida es el resultado de nuestra propia evolución en esta tierra. Ya sea agradable o desagradable, cuanto sucede obedece a un patrón específico y muy bien definido. Usualmente, no vemos conscientemente el patrón, pero existe. Yo lo llamo Justicia. Es la Justicia de la Totalidad.

Estamos acostumbrados a dejar nuestro patrón de vida en manos de otros, a quienes otorgamos autoridad sobre nuestras decisiones, deseos, elecciones, moral, ética, actos, etc. Esas autoridades pueden ser el Estado, la religión, la familia, nuestros padres, nuestras parejas, nuestros amigos.., incluso algunos conozco que pretenden delegar.., ¡en sus hijos! ¡El colmo de los colmos!

Pero eso que véis en la foto, mal que nos pese, también forma parte de nuestra naturaleza.

De la mía. De la tuya. De la de todos.

Como soy caminante, "caminadora" de montes, de ríos, de senderos escondidos, "pateadora" de la vida en todo momento, he andado mucho, muuuuuucho, por esos espacios siderales llenos de estrellas...

... Pero también por los Nueve Círculos del Infierno...

Por eso sé, porque he visto a los demonios, y a las demonias.., y les he mirado a los ojos, que cada vez que vemos una, un demonio en el prójimo.., en realidad lo estamos reconociendo en nosotros mismos.

Conozco bien a mis adversarios. Están en mí. Son la ira, el rencor, el abuso de poder. Reconozco en mí misma a los celos, el egoísmo, la posesividad, la lujuria, la gula. He convivido largo tiempo con la pereza y con la soberbia. Ésos son los principales, se disfrazan a menudo de espiritualidad, de introspección, de amor, de bondad, de servicio al prójimo, de dulzura e inocencia. Son hábiles y astutos estos demonios. Para vencerlos, no basta con combatirlos. Hay que ganarles la partida en su propio terreno.

... Y por ese motivo, también puedo ver eso mismo en los demás. Solo que ahora trato (trato) de no juzgar y de no condenar, puesto que sería.., un auténtico absurdo.

Sería como juzgarme y condenarme a mí misma. Y eso, yo ya lo he hecho. A fondo, sin piedad.

¿Cómo juzgar al prójimo cuando uno ha descubierto toda la oscuridad que lleva en su interior?

Mi misión no es la de ser juez de nadie. Como mucho, soy una servidora de las intenciones del Gran Espíritu, como decían los indios norteamericanos XDDD.

Y nada más.

No hay comentarios: