Coaching transpersonal


Cursos de reiki, registros akáshicos, tarot y astrología kármica.

Cartas astrales, lecturas de tarot, lecturas de Registros Akáshicos, regresiones, maestra terapeuta reiki.


shandromeda@yahoo.es
Twitter: @Shandromeda27
Facebook: www.facebook.com/luzdeandromeda72

martes, 29 de septiembre de 2009

A Dios rogando y con el mazo dando

Los sorpresivos (porque no me los esperaba) comentarios de Hathor, una compañera del foro de astro.com y experta en historia, arqueología "y esos mundos antiguos de Dios", sobre la filosofía Zen del arte japonés de la guerra, me han dado pie para abrir hoy con este comentario en el blog. Vamos a ver qué tal ;-)

Al fin y al cabo, se dice que el propio Bodhidharma era un auténtico experto en el manejo del bastón largo de combate, por ejemplo: una de las armas que más me gustan y que me parecen más prácticas por su sencillez, elegancia y versatilidad.

Con esto quiero decir que hasta los místicos se ven, en algún momento, en la necesidad de establecer sus propios límites. "A Dios rogando y con el mazo dando", decía siempre mi bisawela, al parecer, cuando le preguntaban sobre su opinión de dejarlo todo en manos de Dios. Claro que sí: ella tuvo que enfrentarse sola al mundo con una niña pequeña en los brazos, y por lo que me han contado, nunca se vino abajo ni cayó por un instante en la desesperación. Brava que debía de ser mi bisabuela, sé: me hubiera gustado conocerla.

No se puede establecer un sistema eficiente de asentamiento en el mundo real, en lo material, si no somos capaces de defendernos a nosotros mismos: me he dado cuenta de eso recientemente. Y en este sentido, no valen excusas, ni podemos dejar nuestro poder personal en manos de nadie: es nuestro, en exclusiva a nosotros nos pertenece. Aquel que permite que otros abusen de él, caerá con más facilidad en la tentación de abusar, a su vez, de otros más débiles. Es como una jodida pescadilla que se muerde la cola.

Cuando uno se deja abusar por los demás, y lo digo por experiencia, se pierde a sí mismo. Y de repente, se levanta un día de la cama extrañado, pensando qué es lo que ha hecho con su vida y por qué. Puede convertirse en una persona amargada, presta a echar la culpa a los demás de todo cuanto le sucede. Puede convertirse en una víctima, a merced de la depresión, incluso del suicidio. O puede convertirse, peor aún, en un asesino.

... No hay excusas para la defensa del territorio personal que a cada uno de nosotros pertenece... Tenemos derecho a la vida, a ser íntegros y luminosos, a brillar con luz propia, a no ser sometidos por nada ni por nadie. Tenemos derecho a la libertad del Ser, a la libre elección que Dios mismo nos otorgó, y a disfrutar de nuestro propio espacio. Nadie puede obligarnos a llevar cargas ajenas.
Si no defiendes tu poder, tu derecho y tu vida, tu forma de supervivencia y tu dignidad, un buen día te encontrarás mendigando cualquier cosa: desde un pedazo de pan, a un poco de amor.

... Y la vida no vale la pena de ser vivida de esa manera...

Una vez entré en regresión de forma espontánea, y vi a una extraña mujer, que andaba muy desesperada por ahí porque era estéril, y su marido no la concedía la atención que ella esperaba. Todo su pueblo la miraba y la señalaba como una inútil, como si estuviera estigmatizada. Ella era el paria de la aldea, y ahí se quedó: apegada, amarrada a su marido, al que amaba, pero sin poder darle jamás de los jamases un hijo. Un chivo expiatorio más, de los muchos que las sociedades crean, han creado y crearán.

... Es que de vez en cuando, me da por "visualizar" cosas curiosas... Se ve que como es tan malo el cine últimamente, y está tan caro, he desarrollado esa capacidad.., ¿fabulatoria?.., para entretenerme cuando me aburro.

¿Quieres ser tú chivo expiatorio? Yo no: ya me dejé los cuernos dándome de cabeza contra muchas cosas, que me acuerdo.

A partir de ahora, que no cuenten conmigo para "pagar los platos", los errores, los pecados y las frustraciones del rebaño.

No hay comentarios: