Coaching transpersonal


Cursos de reiki, registros akáshicos, tarot y astrología kármica.

Cartas astrales, lecturas de tarot, lecturas de Registros Akáshicos, regresiones, maestra terapeuta reiki.


shandromeda@yahoo.es
Twitter: @Shandromeda27
Facebook: www.facebook.com/luzdeandromeda72

martes, 21 de julio de 2009

El mayor eclipse solar del siglo II

En vista de la gran cantidad de correos que me habéis enviado, a propósito de mi explicación del eclipse de sol total que sucederá mañana, he decido seguir posteando un poco más sobre este tema, y dándoos algunas claves para una interpretación correcta de este importante fenómeno astral.

Aclaro que la foto corresponde más bien a un eclipse de sol anular, y no total, pero me parecía bonita y poética para subirla ;-)

Algunos astrólogos consideran los efectos de los eclipses solares desde un punto de vista plutoniano-neptuniano combinado... La mayoría de las personas "avisadas" (o sea, a los que nos da por indagar sobre estos temas XDDD) notamos sus efectos algunos días antes de que ocurran, sobre todo porque estamos más alerta. En mi caso, desde el sábado pasado, sin ir más lejos ;-) Los eclipses solares nos hacen fijar la atención en los asuntos referidos al planeta y/o eje de Casas en que caiga. Lo conflictivo de un eclipse de sol es que a uno le parece que los efectos son parecidos a una Luna Nueva, en la que algo nuevo va a comenzar.., para luego darse cuenta que más bien se te eclipsaba, desaparecía.., pero sólo por el momento.., suele resultar algo confuso hasta que uno aprende la dinámica.

Los eclipses pueden ser del tipo nodo norte o nodo sur, según se dé la lunación en conjunción con uno de estos nodos en el cielo. El del 22, en mi caso y por ejemplo, está conjunto al nodo sur de la Luna. Según algunos astrólogos, los del tipo nodo norte se deberían interpretar como una Luna Nueva muy poderosa, en la cual se impulsaba a la acción; mientras que los del nodo Sur se manifiestan como un eclipse, con sus supuestos efectos plutonianos-neptunianos.

La conjunción de un eclipse con el Sol señala, invariablemente, una crisis de mayor o menor importancia en nuestras vidas... El desafío va directamente al corazón del ser humano, al propio Ego. Marca la necesidad de revisar todas aquellas cosas que se conservan como las más preciosas y queridas, y tirar los desechos. Probablemente, sentiremos que somos empujados hacia una docena de diferentes direcciones al mismo tiempo. Muchos llegaremos a una especie de bifurcación en el caminio de la vida y tendremos que elegir, nos guste o no, qué camino tomar, debiendo aceptar las consecuencias de nuestra elección.

Es buena idea tomar decisiones después del eclipse, cuando las cosas se vean mucho más claras y estables. Muchos colegas astrólogos consideran que los eclipses solares marcan un período de comienzos, iniciaciones, energías renovadas y vitalidad. Mientras que, en el caso de los lunares, los asuntos pendientes, problemas o proyectos se terminan o resuelven, y muchas veces se consigue lo que en un eclipse solar se había prometido. Otros determinan que los eclipses solares duran tantos años como minutos el propio eclipse.., y los lunares, tantos meses como minutos dure el eclipse, siguiendo las teorías enunciadas por Ptolomeo.

Como pautas fundamentales para tratar los eclipses, ya sean de sol o luna, os doy las siguientes:

- Un eclipse activará lo que la carta natal promete.
- Pueden ayudar a que se concrete un tránsito o una progresión.
- La Casa y/o planeta tocado por un eclipse, se activará, así como también la Casa de la que sea regente ese planeta en la Carta.
- Es falso que con los eclipses ocurran sólo malos acontecimientos... ¡Pueden ocurrir buenos, y de hecho, incluso muy buenos!
- Si Mercurio estuviera retrógrado en el momento del eclipse, se demorarán sus resultados.
- Si el eclipse cae en alguna Casa Angular, su efecto será mucho más trascendente para el nativo.

En cuanto al caso concreto del eclipse solar del 22, éste señala un ciclo de la influencia de tres eclipses consecutivos (7 de julio lunar, 22 de julio solar, 6 de agosto lunar). Se trata del último eclipse solar total antes del famoso 2012. Y por lo que estoy observando, hay mucho movimiento en el ámbito astrológico con este eclipse. No quiero caer en el pesimismo, pero los hindúes, todos aquellos que se dedican a la astrología védica, están muy preocupados. China e India, los países más poblados del planeta, serán los influenciados más profundamente por el cono de sombra del eclipse. No hay que perder de vista tampoco a Japón, así como al sudeste asiático. Sin embargo, el conocido astrónomo hindú Siva Prasad Tata, que dirige el portal especializado Astro Jyoti, es más optimista: “no hay muchas razones para alarmarse demasiado con respecto al eclipse. Es un fenómeno natural”, ha afirmado públicamente.

El propio Ptolomeo, al que son adeptos multitud de astrólogos por todo lo largo y ancho de este curioso mundo, realizó un estudio profundo y detallado de los eclipses, que reflejó en los capítulos 4, 5, 6 y 7 del segundo libro de su conocida obra, el Tetrabiblos. No los consideraba necesariamente catastróficos, sino que, a su juicio, resultaban benéficos o perjudiciales en función de su relación con el resto del cielo. Era necesario analizar qué signo y qué planetas salían por el horizonte o culminaban en el momento en el que tenía lugar, y por supuesto, la posición de las estrellas fijas. El planeta dominante en ese momento constituye el regente del eclipse. Según Ptolomeo, los efectos de un eclipse serán positivos si el planeta regente es de carácter benéfico (Venus y Júpiter) y anunciarán riqueza, abundancia y felicidad. Por el contrario, las consecuencias serán negativas si el regente es un planeta maléfico (Marte o Saturno). Anunciará entonces guerras, pestes, miseria y muerte.

En todo caso, lo mejor, creo yo, es permanecer lo más tranquilos que se pueda y observar este curioso fenómeno con la mente abierta y el espíritu libre... Hasta el lunes de la semana que viene no me atreveré a decir nada a propósito de este eclipse. O mejor aún después, hasta el 10 de agosto.., porque me temo que antes no habré sido capazde sacar las conclusiones totales que me inspirará, seguramente, todo el proceso.

¡Saludos!

No hay comentarios: