Coaching transpersonal


Cursos de reiki, registros akáshicos, tarot y astrología kármica.

Cartas astrales, lecturas de tarot, lecturas de Registros Akáshicos, regresiones, maestra terapeuta reiki.


shandromeda@yahoo.es
Twitter: @Shandromeda27
Facebook: www.facebook.com/luzdeandromeda72

miércoles, 18 de marzo de 2009

No coqueteéis con los huesos de Ofelia...

"El primer amor, el amor único, es la forma primera de la felicidad, quizá la única: forma vaga, impalpable, fugitiva, como Ofelia"
Eugenio María de Hostos.
----------------------
Estaba yo meditabunda hoy, pensando cómo podría integrar en el blog más ideas que quería expresar sobre el tema de las almas gemelas, sin perderme nuevamente en un campo de zarzas; la conversación que al respecto mantuve ayer con Palmira y con Harlock; las ideas que me remueve dentro el "Neptuno" de Liz Greene; la filosofía de Osho; las vivencias de tantas personas que me han consultado y me consultan astrológicamente, sobre el tema relacional; mis propias experiencias; y por último, mi recuerdo residual del mito de la Ofelia de "Hamlet", esa magistral obra escrita hace ya un tiempito por W. Shakespeare.

Bueno: pues encontré precisamente sobre dicho personaje, el de Ofelia, un interesante artículo firmado por este señor, Eugenio María de Hostos, en la Red. En él se describen perfectamente las consecuencias a las que puede llevarnos la ilusión neptuniana del amor ideal, así como la búsqueda de las "almas gemelas" desde un punto de vista infantil y poco maduro.

Y es que amigos, como poéticamente sugiere Eugenio, a propósito del personaje de la pobre Ofelia, "era un corazón de cristal: en vez de someterlo a la dulce temperatura del amor, lo sometieron a la presión de las pasiones, y estalló".

Qué manera más artística y sublime de recomendar "cuidadín, cuidadín".

La figura de la Ofelia de Shakespeare, fuente inagotable de inspiración artística, literaria y filosófica, y cuyo nombre significa precisamente "la que sirve" (ya estamos: uffffsss...), está teñida fuertemente de una especie de romanticismo místico. En la tragedia "Hamlet", Ofelia es una mujer enamorada que se vuelve loca ante la indiferencia de su amante, y que por no poder soportar el dolor de una tragedia familiar, termina sus días muriendo ahogada, al coger unas flores que se encontraban a orillas de un río.

Más neptuniano ya, imposible.

Antes de ayer hablaba con mi amiga A.M.B, que me comentaba el estado en el que se encuentra (y del que lucha por salir con todas sus fuerzas) ante el mal curso que va tomando una relación que mantiene con un hombre; relación que, por otra parte, la sofoca y la agota hasta límites que, para alguien ajeno, resultaría incomprensibles. He levantado las cartas, como hago siempre, y esa relación tiene profundas señales kármicas entre los dos. ¡Pero eso no quiere decir nada! No es que esté condenada, no, por Dios: no es que el destino vaya a someterla a un sufrimiento irrevocable. Lo más importante es la pregunta que me hizo mi amiga: "Yo busco una relación en la que la pasión y el arrebato del primer día perdure eternamente. ¿Tú crees que eso es posible?". Yo la miré, y de repente me pareció muy pequeña, muy inocente y muy niña.., ¡y eso que me saca 10 años! Me pareció casi una adolescente, incluso más joven que su hija de 19 años, de hecho.

Osho escribe, en su celebérrimo "Tarot de Osho", que recomiendo por cierto vivamente a todo el mundo (gracias, Leire y Reina de las Nieves :-), y al respecto de la carta "El sueño", lo siguiente:

"Alguna noche vas a encontrar a tu alma gemela, la persona perfecta que va a satisfacer todas tus necesidades y calmar todos tus sueños, ¿verdad? ¡Falso! Esta fantasía que poetas y trovadores son tan aficionados a perpetuar tiene sus raíces en secuencias del vientre materno, en donde estábamos tan seguros y éramos uno. No sorprende el que hayamos anhelado llegar a ese lugar todas nuestras vidas, pero, para exponerlo un tanto de manera brutal, es un sueño infantil. Y es sorprendente que sigamos aferrados a él tan insistentemente, ignorando la realidad. Nadie, bien se trate de tu compañero actual o de un compañero soñado en el futuro, tiene ninguna obligación de entregarte tu felicidad en una bandeja; tampoco podría hacerlo aún cuando quisiera. El amor nace, no al tratar de resolver muchas necesidades dependiendo de otro, sino de desarrollar nuestra propia riqueza interior y madurez. De esta forma tenemos mucho amor que dar y vamos a atraer, naturalmente, amantes hacia nosotros".

Pues sí y no, señor Osho... Yo me atrevo a enmendarle la plana porque soy un poco irreverente y a veces tengo poca vergüenza XDDD. Estoy de acuerdo en parte con lo de la fantasía del vientre materno (como apunta Liz Green en su "Neptuno".., aunque sospecho que esa fantasía, más que al vientre materno, como defienden los más aficionados al psicoanálisis, hace referencia y tiene una base espiritual más profunda aún, de auténtico contacto con La Fuente). Pero creo, por otra parte, que el señor Osho confunde (y esa confusión está haciendo mucho daño a mucha gente) lo que es un alma gemela real, y el sueño de una noche de verano. O quizá todo es un ardid de Neptuno para que nos volvamos absolutamente locos, ¿qué os parece? XDDDD

Si tuviera que decir unas palabras a modo de conclusión, diría lo siguiente: Osho tiene razón, en una gran parte; no podréis encontrar aquello que no desarrolléis primero en vosotros mismos. Nadie, ¡NADIE!, va a sacaros las castañas del fuego, porque sois (somos) seres soberanos, absolutamente libres y poderosos, aunque no lo sabemos. Toda la responsabilidad, así como toda la capacidad para ser felices aquí, ahora, está en nosotros. Es nuestra fuerza, es nuestro poder: es nuestro privilegio.

Así que, por favor, no coqueteéis demasiado con los huesos de Ofelia.., que si alguien se cae al agua sin saber nadar, no me va a hacer demasiada gracia tirarme a por él/ella. No vaya a ser que, en el proceso, incluso trate de arrastrarme con él/ella al fondo: que ya me voy conociendo yo el mecanismo.

Y esto, os lo aseguro, no es una falta absoluta de piedad por mi parte.

¡Para nada!

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola Andromeda
te escribo para comentar que yo no creo en la Astrologia ni en la Reencarnacion

creo que estas un poco obsesionada con los arquetipos y dioses de la antiguedad, y estas creencias paganas, lo digo con el mayor respeto, y no comparto nada de lo que expones, pero respeto tus opiniones

saludos desde Chile

Andrómeda72 dijo...

¡Saludos, Anónimo!:

Pues sí; la verdad es que, en cuestión de creencias, es como en gustos: que cada uno tiene el suyo particular. Aún así, para mí esto no son creencias. Tiene que ver más con un tipo de investigación.

Hombre: obsesionada, obsesionada, no diría yo tanto, ¡jajaja! Hay gente que se va todos los fines de semana al fútbol, a ver a su equipo, e incluso se visten con sus colores favoritos. ¿Obsesión? No me atrevería a juzgarlo. Una vez más, para gustos, hicieron los colores.

Gracias por tu respeto y por tus comentario. Si todos pensáramos lo mismo, ¡menudo aburrimiento sería! Yo también respeto mucho la opinión de la gente que pasa de todo esto. De hecho, convivo diriamente con algunos/as.

¡Besos!

Castor vs Pollux dijo...

Del Diccionario de la R.A.E:

pagano, na.

(Del lat. pagānus, aldeano, de pagus, aldea, pago2, que en lat. eclesiástico adquirió el significado de gentil por la resistencia del medio rural a la cristianización).


1. adj. Se dice de los idólatras y politeístas, especialmente de los antiguos griegos y romanos.
2. adj. Se dice de todo infiel no bautizado.

La verdad, no veo nada malo en tener creencias paganas... O al menos nada que sea peor que tener creencias cristinas, por poner un ejemplo.

Saludos.

Anónimo dijo...

soy anonima , jjeej
saludos desde Chile

Anónimo dijo...

soy chica, sorry !!!
saludos

Andrómeda72 dijo...

Ah! Bueno! Pues entonces "Anónima", jajaja ;-)

Insisto: que yo no tengo creencias "paganas". En realidad, según pasan los años, cada vez tengo menos creencias. Pero no, como dice Cástor vs. Póllux: no hay nada malo en tenerlas. O en tener cualquier otro tipo de creencia, supongo que mientras no te dé por hacer sacrificios humanos, o cosa similar, todo está permitido.

Mi libertad acaba donde empieza la del prójimo.

¡Besotes!

Anónimo dijo...

claro k no hay nada malo en tenerlas, no estoy diciendo eso, no se como pudiste entender eso

digo k para mi son creencias paganas, y lo reitero
pq ademas, antes decian que Pluton no era planeta, luego si, o viceversa entonces tomamos o no a pluton en la Carta,
pero k conste respeto muchisimo a la gente que no opina como yo,
y creo que algun dia se desmontara la astrologia, estoy convencida de ello

saluti de una chilena cristiana y catolica y creyente en los dogmas catolicos, incluido el 3 Secreto y 4 de Fatima con el anuncio a la Humanidad del Castigo que esta por venir, y las visiones del infierno de los 3 pastorcillos

chao !!! byessssssss, yeahs 1!!!!!!!!

Andrómeda72 dijo...

Saludos. Bonita tu tierra, por cierto. ¡Tengo ganas de pasarme un día por allí, las bellezas naturales son impresionantes!