Coaching transpersonal


Cursos de reiki, registros akáshicos, tarot y astrología kármica.

Cartas astrales, lecturas de tarot, lecturas de Registros Akáshicos, regresiones, maestra terapeuta reiki.


shandromeda@yahoo.es
Twitter: @Shandromeda27
Facebook: www.facebook.com/luzdeandromeda72

martes, 17 de marzo de 2009

Aclaraciones sobre las almas gemelas

¡Agh! ¡Socorroooooo! Jajaja.

La gente me sigue escribiendo muchísimo a propósito del tema de las almas gemelas.., que, o yo me equivoco, o debe de ser una de las cuestiones que más preocupan al personal. No sé si en los últimos tiempos, o siempre. Desgraciadamente, no tengo datos estadísticos al respecto :-(.

Bueno: tengo que aclarar que me he pasado un año entero levantando sinastrias y cartas compuestas entre dos personas casi todos los días, y que a pesar de eso, no he empezado ni a vislumbrar (¡ni de coña!) más que algunas de las respuestas posibles.

También aclaro que me he sometido a regresión, y que aunque he sacado algunas conclusiones interesantes sobre este tema, considero que no he hecho aún más que empezar.

Para los que no sepan mucho de astrología, aclaro que una sinastria es la carta que resulta de la comparación de dos cartas astrales juntas de dos personas determinadas (o de tres, o de dos personas y un evento, como el levantamiento de un negocio, etc). Una compuesta es una carta que resulta, de alguna forma, de la suma de las "energías" personales de dos sujetos, entidades, etc.., en otra carta independiente. Siempre levanto ambos tipos cuando tengo que echar una ojeada: sinastria y compuesta. Para mí, son absolutamente reveladoras, y es necesario hacer el trabajo doblemente.

Advierto también que mucha gente opina que dos almas gemelas son, realmente, tu propio espíritu identificado en el de otra persona. No descarto esta explicación. Es como si la misma alma, en un momento determinado de su evolución, y para su perfeccionamiento, decidiera habitar en dos cuerpos, y hacer que durante la ilusión del tiempo lineal se reencuentren. La principal característica de este tipo de relaciones es la ayuda desinteresada, plena, amorosa y total durante todo el tiempo que esté marcado en la evolución de ese ser. Si esto no es así, no estamos hablando de almas gemelas.

Como no quiero ponerme pesadita con el tema, que da para un libro entero tipo "Guerra y Paz" de Tolstói, mejor os incluyo este interesante ENLACE, donde la blogera explica perfecta (perfectísimamente) en qué consiste esto de las almas gemelas.., un concepto tan escurridizo de entender por la mayoría de la gente, al parecer. De hecho, me da al corazón que lo explica tan bien porque ella misma lo ha vivido. Si no, no sería capaz de narrarlo de esa forma ;-). Eso creo yo, al menos. Cosas que percibe una.

Vamos a ver si, así, nos vamos entendiendo y aclarando poquito a poco... ;-)

Para aquellos a los que el anterior enlace les resulte extremadamente árido, o incluso incomprensible, he decidido ofreceros este vídeo de la cantante Thalía. Aunque reconozco que la letra es algo facilona, y que hace mucho hincapié en la dimensión supuestamente romántica del encuentro con un alma gemela (posible, pero no necesariamente única ni vinculante), creo que puede despejar las dudas de muchos espíritus un poco confundidos aún.

También os posteo la letra, para que no tengáis dudas:

"Tengo una pregunta
Cuando siento tu piel tan junta.
Verdad que hemos gozado
De otra vida en el pasado, mira
De amor hemos muerto tantas veces.
Nos seguimos reencontrando
Y ahora nos debemos intereses.

Fui el griego que te amó, cuando eras un delfín.
La reina que a su rey, por infiel puso fin.
O aquel esclavo que la Santa Inquisición
Quemó por hechizar de amor tu corazón.

¡Oh, ah, no quiero enamorarme ya!
Que la caída duele más.
¡No quiero enamorarme ya!
Pero no cederé en tu amor.

Es sólo amor lo que vienes a buscar aquí
En un plano que es espiritual,
Es sólo amor lo que vienes a entregar aquí.

Miro en tus pupilas
Y atravieso un espacio sin manecillas.
Eran otros tiempos, otro nombre y hasta creo otro sexo.
Vamos a romper el círculo de este cuento
Y seamos para siempre
Dos amantes navegando en el tiempo.

Fui la doncella que huyó en tu corcel
O en la prehistoria yo, te cubrí con mi piel.
O la sirena que un vikingo enamoró
Y abandonó llorando su traición.

¡Oh, ah, no quiero enamorarme ya!
Que la caída duele más.
¡No quiero enamorarme ya!
Pero no cederé en tu amor.

Es sólo amor lo que vienes a buscar aquí
En un plano que es espiritual,
Es sólo amor lo que vienes a entregar aquí.

¡Oh, ah, no quiero enamorarme ya!

¡No quiero enamorarme ya!

¡Oh, ah, no quiero enamorarme ya!"

¡Espero que os sirva, sinceramente y desde mi corazón!

-----------------------------------------------------------------------------------------------
P.D: agradezco a Paulina Matías, que me ha aportado este enlace, muy relacionado con el trabajo sobre las energías femeninas y de la Diosa. Me ha gustado mucho el vídeo sobre Yemayá (mi diosa favorita, por cierto.., y en vista de los componentes acuáticos que voy descubriendo últimamente en mi carta, no me extraña). También os recomiendo mucho entrar en "El Círculo de Mujeres" (me ha interesado sobremanera descubrir las implicaciones sobre la dependencia del azúcar, por ejemplo).

4 comentarios:

Cristina dijo...

Muy interesante la tematica chee!!! mis felicitaciones bonita! muchos, muchos besos.

Cris.

Andrómeda72 dijo...

Muchísimas gracias también a ti, Cris :-). Hoy voy a seguir ahondando un poquitín sobre este tema, a propósito de casos reales que me han comentado, y también de Osho. ¡Un besote amiga!

Vicky dijo...

Sabes... me has bajado del cielo a la tierra, y te lo agradezco... porque voy aprendiendo que el paraiso no es dejar lo que no te gusta y volver cuando la fantasía se haya terminado, es mirar las cosas repararlas, convertirlas en ignas de ser amadas, y una vez todo esté listo, te darás cuenta que te entregaste de lleno a una realidad que mejor cualquier sueño...

Gracias neptuno por los sueños, gracias tierra por hacerlos realidad...

Andrómeda72 dijo...

Hola Vicky: verás, Neptuno es complicado. Lo has expresado muy bien con tu comentario, y para mí eso tiene un nombre: VALENTÍA.

En cuanto a tu frase final, es extraordinaria. ¡Ójala todos (incluyéndome) no nos olvidásemos nunca de eso!

Muchos besos!