Coaching transpersonal


Cursos de reiki, registros akáshicos, tarot y astrología kármica.

Cartas astrales, lecturas de tarot, lecturas de Registros Akáshicos, regresiones, maestra terapeuta reiki.


shandromeda@yahoo.es
Twitter: @Shandromeda27
Facebook: www.facebook.com/luzdeandromeda72

lunes, 22 de septiembre de 2008

Reflexiones sobre el Guía Interior...

Me ha vuelto a pasar... Otra vez con las cosas raras...

He oído muchas veces lo de los "Guías"... Mucha gente me habla de sus "guías", teniendo muy claro, al parecer, que son algún tipo de entidad que les presta ayuda en un momento determinado, no sé si bajo petición, o no. A día de hoy, yo no sé qué es eso. Es cierto que, cuando medito, pido ayuda, instintivamente, a "aquellos que sé que están, pero que no podemos percibir ni ver". Eso es todo lo que sé de los supuestos Guías yo, al menos por el momento... Todo es experimentar para mí en este terreno nuevo y resbaladizo en el que no hay certezas absolutas.

Hay otro concepto: el de "Guía interior". Parece que podría ser algo así como "lo que somos pero no sabemos que somos". Sobre ese concepto sí que tengo algo más que decir. Simplemente, una serie de experiencias.., un poquito alucinantes, la verdad.

Digo que ha vuelto a pasarme, porque no es la primera vez. No es la primera vez que medito sobre alguien (un tipo de meditación muy relacionada con el reiki, o simplemente, sin meditación ni nada, en un estado de arrobamiento muy parecido a los estados alterados de conciencia), y percibo algo extraño. Para resumirlo, diré que es como percibir que las personas físicas son "algo más".., ¿pero algo más qué?

... Pues algo más grande, más fuerte, más sabio, más luminoso... Algo más poderoso, inmortal, eterno. Una especie de presencia angélica.., solo que, según yo lo siento, no es ajena a ellos. No es una entidad al margen, ¡son ellos mismos!

Sí: sé que suena raro. Así empecé la entrada de hoy, definitivamente: "otra vez con las cosas raras". Sí: sé cómo suena esto. Lo comprende perfectamente mi profunda, severa e práticamente inamovible parte racional. Suena a auténtica disociación mental, a auténtica locura.

... Y sin embargo...

Varias experiencias diferentes:

- Estar con alguien en una situación muy íntima, y escuchar cómo le cambia la voz, cómo habla con otro acento incluso, y percibir una fuerza y un poder que viene de esa persona y que no es habitual. Confirmo con otras personas que han tenido experiencias semejantes que esto les ha sucedido en alguna rara ocasión. Algunas me han dicho que incluso alguien les había hablado.., ¡en otra lengua!

- Enviar reiki a una persona (en dos ocasiones) y sentirla, como digo, "diferente". Ver una luz enorme.., sentir una presencia enorme y sabia, amistosa, cálida y serena, pero un poco amedrantadora porque me parece gigantesca, poderosísima y distinta a la persona en sí que yo conozco en este mundo real. Se lo he comentado a los dos sujetos (hombre y mujer) con quienes me ocurrió.., y no tienen ni bendita idea de lo que les estoy hablando.

- Por fin, sentir en mí misma que no soy exactamente aquello que yo creo que soy. Eso es lo que me ocurrió anoche.

A las 1 a.m. En mi cama, tranquila, en la soledad de mi habitación. Tengo que enviar reiki para intentar que dos personas consigan encauzar una situación que puede ser peligrosa, o al menos, complicada. Sí; se puede enviar reiki a las situaciones también: vaya que sí. En eso estaba yo. Ayer, por algún motivo, decidí "rezar", "solicitar" ayuda, pero en voz alta. No mentalmente, como acostumbro. Quizá porque ya era tarde y me costaba algo más concentrarme.

... Solicitaba ayuda con auténtica concentración y fe, con auténtico deseo de poder servir como canal para que esa supuesta ayuda se manifestase en el mundo físico...

Y de repente, me disocié. No sé cómo explicarlo de otra manera. Oí mi voz rezando, pidiendo, solicitando ayuda. Me oía a mí misma.., pero tuve la tremenda y apabullante sensación de que yo era otra cosa que estaba en otra parte. Presté atención y vi que mi voz razonaba y no divagaba, como cuando tenemos fiebre alta y deliramos. Las palabras eran coherentes, razonaban. Pero por Dios.., que mi conciencia se sentía en otra parte. Yo era algo más grande, distinto y que englobaba, a la vez, a aquella voz de alguien que era una parte de mí, pero sólo una parte.

... Huelga explicaros que el susto que me llevé fue algo más que mayúsculo... Así que me centré me relajé, dejé de hablar, pedí ayuda para no tener miedo.., y me tranquilicé en segundos. Pero por Dios, ¡qué sensación!

Mi jefa, como ya os expliqué, me contó que tuvo una experiencia "cumbre" muy curiosa... A raíz de un tremendo accidente que sufrió, desgraciadamente. Ella sintió, de repente, que era algo mucho más enorme, más fuerte y poderoso que sí misma. Que tenía que cuidar de su pobre cuerpo, golpeado, rasgado, transido por la terrible experiencia del accidente. Como si su cuerpo, su "Yo", fuera una parte de sí misma, su hijo, su bebé.., algo así me contó.

¡Bueno! Voces raras en la noche y disociaciones aparte, espero que la energía reiki que se envío ayer, a través de mí, surta su efecto. No lo espero: estoy segura. Mientras, me quedo tranquila y ya no reflexiono más sobre esa sensación mía de mi voz hablando sola, mientras mi conciencia divaga por otros sitios. Sólo un apunte: quizá el Guía Interior no seamos más que nosotros, nuestro verdadero "Nosotros". Pero no conviene dejar resquicios a la locura, y yo, que soy una especie de testigo, de hormiguita que apunta todas estas cosas, simplemente dejo constancia aquí de lo mucho que me impactó esta experiencia de anoche.

5 comentarios:

Enri dijo...

Querida amiga;

¿sabes una de las cosas que más me gustan de tí? pues que tienes un sentido común confiable y sólido... Cada experiencia la filtras y no te vuelves loca pensando que de repente te ha tocado un hado y te has convertido en un ser divino y único....

LO ERES...pero el secreto está en que lo vayas descubriedo así, desde la humildad, uno de los dones más grandes para que el despertar del alma se complete con exito.

He visto muchas almas que se detienen en pensar en lo especiales que puedan ser por las experiencias majestáticas que tienen, sin pensar en que todos somos parte de la misma fuente, sólo que unos llegan antes a beber que otros.
Cada uno llega a su tiempo y los que se "adelantan" sólo pueden indicar a otros donde está esa fuente, cuando al tomar el agua se maravillan de que ésta calma la sed, la sed de todos....

Al igual que tú, pienso que nuestros guías son esa parte de nosotros que tiene acceso permanente a esa fuente, cuidan de esa otra parte de nosotros que está buscando crecer en conciencia, no digo que no haya otros seres que estén ahí, al contrario, pero la mayor parte del tiempo es nuestro yo supraconciente, o como se le quiera llamar..el que nos consuela y cuida y nos da la ración de luz que necesitamos, tanto para porbarnos en nuestro ego como para crecer en humildad...

Eres un Sol, no sé si de la Galaxia de Andrómeda o de la vecina, lo importante es que estás recorriendo el camino ..."comme il faut" y por eso alumbras a tu paso tanto p'a dentro como por fuera;-))

Un beso enorme en tu alma luminosa cariño

Tu hermana del alma

Enri

Andrómeda72 dijo...

Enri, queridísima:

Le escribía a Corsario Sideral ahora mismo sobre la admiración que siento por los poderes de los signos de fuego ;-)

Supongo que los poderes de la tierra también son dignos de admiración, en uno u otro sentido...

¡Cómo no poner los pies en la tierra, querida! Se me iría demasiado la cabeza si no lo hiciera, y entonces, ¿de qué serviría volar y volar?

La humildad me ha costado muchas lágrimas, no creas... Pienso que nunca es uno lo suficientemente humilde.

Pero hay que tratar de serlo un poco más cada día, sí.

Qué sabias y que esplendorosas son siempre tus palabras...

¡Un besito, hermanita!

mhyst dijo...

Esa disociación que sentiste por un momento... puedo tratar de explicartela. Es un tema complicado y sencillo a la vez.

Todos estamos como dormidos, soñando, durante todo el día. Ese sueño lo representan los pensamientos. Al contrario de lo que solemos pensar, nosotros no controlamos nuestros pensamientos, sino que nuestros pensamientos nos controlan. En caso de conseguir controlarlos, sólo lo hacemos durante unos segundos. Esos pensamientos son como los sueños. Nos arrastran y nos distraen. No sé si has tenido un sueño lúcido en alguna ocasión, en el que tú eras la directora total y absoluta de tu sueño y podías ir donde quisieras. Si extrapolamos esa situación a la vigilia, eso es lo que mejor describe lo que sentiste. No sé si me entiendes. Tu consciencia "real" despertó y actuó de testigo por unos momentos. Los seres iluminados pueden permanecer en ese estado todo el tiempo. Para ellos el cuerpo no es más que una herramienta. Ellos permanecen en su centro, son CONSCIENTES. No dejan que su mente los controle, sino que usan la mente para sus fines como una herramienta más. En efecto, tu ser es más grande. No es sólo tu cuerpo. En realidad rodea a tu cuerpo y está dentro de tu cuerpo.

No sé si me he explicado bien. Es un tema complicado y se entiende según el bagaje que se tenga. Hay un libro de OSHO, titulado "Conciencia" (a mi me gusta más el término consciencia, porque no tiene connotaciones religiosas), que explica con metáforas todo esto.

La trilogía de Matrix, al menos las dos primeras películas, son una pura metáfora o analogía del despertar del SER. Yo creo que la tercera película no está bien concluida.

Bueno, una explicación que casi siempre me funciona: imagina que te pones a jugar a un juego de esos de realidad virtual y te metes tanto que olvidas que estás jugando. Llevamos "jugando" mucho tiempo, desde que nacemos hasta que morimos. Nuestra vida no es mas que la un personaje de un juego. Debemos conseguir despertar y darnos cuenta de que estamos jugando y controlar el cuerpo real, además del cuerpo del personaje.

Puff que rollo. Ya no sigo más.

Besitos

Andrómeda72 dijo...

¡Myhst! ¡Un honor tenerte por aquí a ti también! Me habéis dado una alegría tú y Nora en el día de hoy.., y expláyate lo que quieras ;-)

Sí que he tenido "sueños lúcidos".., los tenía cuando joven. Ahora no sé lo que sueño, pero voy a intentar tomar cartas en ese asunto también.., ¡ya os contaré! ;-) Soñaba que volaba, fundamentalmente. ¡Que volaba como cuando se nada a braza!

¡Te has explicado perfectamente! Lo que me dices se ajusta muchísimo a lo que sentí. De hecho, y como digo, ¡me pegué un susto mayúsculo! Aunque no lo parezca, y quizá dé la sensación de que ando volada (alguien muy cercano incluso me ha recomendado últimamente la posibilidad de ir a un neurólogo XDDD), voy con pies de plomo con todas estas "experiencias". No quiero andar perdiendo el norte.

Aghhhhh, ¡sí! La tercera de Matrix a mí me decepcionó bastante. Creo que es perdieron entre las ramas de un bosque algo profundo...

Pues tu rollo a mi me ha encantado. Sobre todo porque lo desdramatizas (tiendo a ser muy dramática, configuraciones astrológicas intensas ;-), y a veces me paso de la raya.

¡Besos a ti también, y gracias por pasarte por esta mi casa, Mhyst!

sara dijo...

Estudia sobre la glandula pineal, y verás que lo que sientes, tiene que ver con esta pequeña. Lo más pequeño es quien manda, no lo más grande.