Coaching transpersonal


Cursos de reiki, registros akáshicos, tarot y astrología kármica.

Cartas astrales, lecturas de tarot, lecturas de Registros Akáshicos, regresiones, maestra terapeuta reiki.


shandromeda@yahoo.es
Twitter: @Shandromeda27
Facebook: www.facebook.com/luzdeandromeda72

lunes, 8 de septiembre de 2008

El Caballero Oscuro

"Bienvenido a un mundo sin reglas".., reza el lema de esta película... La semana pasada fuimos a ver este más que muy recomendable filme, y tengo que admitir que me sorprendió. ¡Mucho! No me apetecía demasiado entonces.., pensé que era otra más de superhéroes al uso. Pero me equivocaba.

"El Caballero Oscuro" está basada en el personaje de ficción Batman, el hombre-murciélago que ejerce como vengador justiciero en la ciudad ficticia de Gotham. En España ha sido estrenada el pasado 13 de agosto, y con un reparto de excepción (en el que destaca el trabajo soberbio del actor que encarna al Jocker, oponente de Batman: Heath Ledger, fallecido el pasado 22 de enero en circustancias que aún no quedan claras).

Muchos la consideran la mejor película del año. Así, como suena. Y es que "El Caballero Oscuro" (ya el título en sí es sugerente) no se anda con medias tintas. Durante las casi dos horas y media que dura la película, podremos disfrutar de acción, mucha acción. Pero no sólo eso. Estamos ante un trabajo profundo, casi filosófico. El director, el guionista, los actores.., todos han trabajado al unísono para ofrecer al espectador un producto de calidad, una historia verdaderamente cerrada y creíble. Muy realista a pesar del género.

¿Cuál es la principal conclusión que uno saca cuando ve esta película? Pues señores, yo creo que es muy clara: tanto usted, como su vecino, como su mujer, como su padre, como yo, no somos lo que parecemos. Es el Jocker, ese loco psicópata que rompe, precisamente, las reglas de lo que usualmente conocemos como el bien y el mal, quien desencadena todo el caos en una ciudad, Gotham, ya clausurada y condenada de antemano por su propio orden inmutable y enfermizo. Gotham necesita un revulsivo, sí. Precisa del caos y del trabajo infernal para poder determinar qué es lo que merece realmente la pena. Y el Jocker, diabólico personaje, mentiroso, astuto, inteligente, capaz, endemoniadamente perverso, es el puro prototipo del Mal. Ese Mal que convive con nosotros, y que actúa inconmovible, inasequible a la virtud del hombre, porque desea (y puede) enseñarnos la lección.

Los giros argumentales de la película son extraordinarios. Los personajes, creíbles, porque verdaderamente están en riesgo constante (físico y moral). Batman, ese anti-héroe que sólo tiene un arma verdadera (su firmeza en sus propios ideales, sean o no políticamente correctos), se encuentra absolutamente en problemas. Políticos perfeccionistas, villanos que no resultan absurdos, amores que rallan las fronteras del honor y de la lealtad, amigos incondicionales, situaciones límite.., y enmarcando todo este pandemónium, esta orgía de tensión existencial, Gotham, el prototipo de ciudad "occidental" moderna, donde las normas sociales y la hipocresía moral, ocultas pero latentes, nos impiden recordar que el hombre puede ser un lobo para el hombre (sublime la escena de los barcos transbordadores y todo lo que ocurre allí).., y que también puede convertirse en todo lo contrario.

Crítica, pero esperanzadora... Honesta hasta doler. Cuando los amigos a veces se ven obligados a mentir para salvaguardar el recuerdo de un amor perfecto, y supuestamente eterno; cuando los super-héroes se muestran tan humanos como cualquier hijo de vecino; cuando los villanos del cuento se manifiestan capaces, y portadores de altas dosis de verdad e incluso de justicia, escondidas en el infierno de sus manos manchadas de sangre; cuando las situaciones se revelan contradictorias, confusas, y la frontera entre el bien y el mal se difumina peligrosamente.., entonces, querido espectador, sabrá usted que está entrando en la jurisdicción de los amos, de los oscuros señores de Gotham City.

... Quizá haya más de un Batman que se sacrifique por usted aquí y ahora... Téngalo en cuenta, no lo olvide. Porque cuando las reglas se rompen, ya nada es lo que parece. Hasta usted y su aparente bondad, y sus incuestionables sentimientos altruistas, podrían encontrarse severamente comprometidos...

¡Bienvenidos al Reino del Caos!

No hay comentarios: