Coaching transpersonal


Cursos de reiki, registros akáshicos, tarot y astrología kármica.

Cartas astrales, lecturas de tarot, lecturas de Registros Akáshicos, regresiones, maestra terapeuta reiki.


shandromeda@yahoo.es
Twitter: @Shandromeda27
Facebook: www.facebook.com/luzdeandromeda72

miércoles, 17 de septiembre de 2008

Ícaro: ¿nos podrá el orgullo? Parte II

Continuando con la vena "profética" que me poseyó ayer, os comento aquí mis conclusiones (esta vez, astrológicamente hablando) sobre una cuestión complicada: la configuración astrológica que se dará en el próximo año 2010, y que a algunos nos tiene, por así decir, algo preocupados.

Muchos astrólogos anuncian y predicen una gran crisis, con cambios en el mundo y obsesión por la seguridad. Revueltas, acciones bélicas, nuevos adelantos tecnológicos, el resurgimiento de antiguos poderes ya olvidados, crisis en el sistema económico social neo-liberal, desastres naturales, superpoblación y cambios drásticos en el clima. Eso es lo que predicen y defienden los más "agoreros".

A finales de 2009, ya contaríamos con configuraciones importantes que, astrológicamente hablando, podrían desencadenar acontecimientos complicados. Cuadratura Plutón-Saturno; oposición Marte-Urano conjuntos a Júpiter. El planeta Plutón pasará a partir del 2010 por tres importantes cuadraturas, las cuales son consideradas, a nivel astrológico, como períodos de muchas pruebas y dificultades. Alta tensión.

Plutón en Capricornio representa, entre otras muchas cosas, el afán de poder, de dominio, de querer controlarlo todo. No son habituales esas tres cuadraturas de Plutón. Los orbes son muy estrechos y están en signos muy poco plácidos. Plutón en Capricornio, y Urano y Júpiter (que todo lo magnifica) en el suavecísimo Aries. A finales de junio de 2010 ya se notan tantísimos aspectos tensos...

Saturno y Marte, los dos "maléficos" de la Tradición, en conjunción en Libra, y en oposición a Urano.., magnificada además su actuación por la presencia de Júpiter.., y para qué hablar de la cuadratura de ambos a Plutón. No pierdo de vista que Libra es signo no sólo de asociaciones.., sino también de disociaciones. Una obviedad astrológica que nunca debería ser pasada por alto.

Muchos ya sabréis que esa T cuadrada de los lentos Saturno-Urano-Plutón ya se ha presentado, de forma similar, en el período de tiempo que implicó la gran crisis estadounidense, el famoso "crack" del 29, cuando se hundió la Bolsa de Nueva York. En aquel caso, era el siempre fulminante Urano el que le hacía la cuadratura a Plutón y a Saturno, ambos en oposición... Ahora es Plutón el que se toma la revancha sobre los otros dos en oposición.

Para mí, todo esto implica un derrumbamiento de las viejas estructuras simbolizadas por Saturno, frente a saber qué nuevas expresiones, organizaciones sociales y de poder, simbolizadas por Urano. La cuadratura de Plutón a los dos maléficos sería algo así como una llamada al orden: una oportunidad para la renovación profunda. Con esas cuatro cuadraturas, algo necesita desaparecer ya. Morir para no volver.

Sobre todo porque, cuando Plutón atraviesa Capricornio, se trata de una zona considerada tradicionalmente como muy "privativa" (pagar por los excesos del pasado) en Astrología. El petróleo tiene mucho que ver con Plutón, y en Aries empezó la Era del Petróleo (como hace cuadratura, el aspecto más tenso astrológicamente hablando, el "pago" por los errores cometidos, teóricamente, estará servido en las próximas fechas del 2010). Los mercados petroleros podrían caer literalmente, haciendo que los precios del petróleo y sus derivados aumenten. Podríamos asistir a la caída de los engranajes petrolíferos mundiales, y existiría el riesgo de colapso de la economía global, que se mantiene casi exclusivamente, a día de hoy, con la energía producida a partir del "oro negro".

Otra área que puede ser afectada es la energía eléctrica (desde el planeta Urano en Aries), la cual puede ser incapaz de producir con eficiencia, llegando a provocar apagones que podrían cerrar las industrias y los servicios relacionados con la computación. Asimismo, podría significar una crisis para el transporte aéreo y el automóvil (gobernados por Urano), que es un lujo que consume mucha energía y difícil de mantener. Los primeros efectos de esta crisis ya los estamos teniendo delante, me parece.

En fin... Pies, para qué os quiero. Ya sabéis lo que piensa, desde este blog, esta humilde estudiante de los cielos y sus devenires :-)

2 comentarios:

mhyst dijo...

Hola Andrómeda,

tienes buen gusto. Yo también soy fan de Saint Seiya. Ayá a principios de los noventa, cuando los ponían en la tele, no me perdía ni un episodio. Mi personaje preferido era (y sigue siendo) Shiryu, el caballero del dragón. Durante aquél periodo, aunque ya era mayorcito (veinte y pocos años) me identificaba con este personaje. Hay bastantes dibujos míos de estos personajes desperdigados por estos lares.

En fin... *suspiro*, qué años aquellos

Bueno, lo que quería decir. Más acorde con esta entrada, es que soy de tu opinión. Se acercan malos tiempos para todos. Por desgracia, no sé si quedará algún lugar al que escapar. Si es que se puede escapar de nuestros propios pecados.

Un besito

Andrómeda72 dijo...

¿El Dragón? Jajaja: cuando yo veía la serie en esa época (no recuerdo la edad que tenía, aunque muy joven.., menos de 20 desde luego), a mí el Dragón me tenía enamorá.

Luego la vi más tarde.., y ya la vi con otros ojos. Es lo weno de algunos animes y mangas, como X, de las Clamp, por ejemplo.

¡Conque dibujas! Ayer le comentaba a un queridísimo amigo que yo hago lo que puedo en ese sentido, jejeje... ¿Has visto que escribo un fanfic sobre Saint Seiya? Ayer sin ir más lejos estaba a tope con eso. Lo voy a ir publicando aquí. Mira, me has dado una idea: hoy meto la segunda entrega, hala.

Escapar a nuestros propios pecados... Ummmm. Sobre eso se puede hablar largo y tendido. Yo creo que sí, que se puede escapar. Si no, como indican los hindúes, las ruedas del karma seguirían rodando infinitamente. Yo siempre soy de la esperanza de que, al menos, se puede intentar cambiar el patrón.

Besotes!